LO ÚLTIMO - Congreso: aprueban citar al primer ministro Aníbal Torres
Se instalan comisiones para el periodo 2022-2033 del Congreso
Política

Asesinato de líder indígena sería represalia del crimen organizado

Venganza sangrienta. Ulises Rumiche Quintimari fue ejecutado con un disparo en la cabeza de atrás hacia adelante y a corta distancia, un estilo de las mafias de la droga y de los depredadores de los bosques amazónicos.

Víctima. Ulises Rumiche fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando se desplazaba a su vivienda a bordo de su motocicleta. Foto: difusión
Víctima. Ulises Rumiche fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando se desplazaba a su vivienda a bordo de su motocicleta. Foto: difusión
Doris Aguirre

La Policía Nacional investiga si el asesinato del líder amazónico Ulises Rumiche Quintimari se trató de un asalto por parte de delincuentes comunes, o de un crimen perpetrado por elementos del narcotráfico o de la tala ilegal con los que se había enfrentado.

Un equipo especial de la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri, bajo el mando del coronel PNP Víctor Revoredo Farfán, viajó al distrito de Pangoa y tras coordinar con el fiscal Provincial Penal Corporativa de Satipo, Martín Cáceres Mendoza, enrumbaron hasta el lugar donde se registró el ataque contra Ulises Rumiche.

El dirigente nativo y profesor bilingüe del pueblo nomatsigenga del valle de Pangoa, de 39 años, fue interceptado y ultimado cuando se dirigía a su domicilio, a bordo de su motocicleta de placa 6264-HW, en el sector El Piñal. El punto está ubicado a la altura de la carretera Naylamp de Sonomoro, que une los centros poblados San Ramón de Pangoa y San Antonio de Sonomoro.

El cuerpo sin vida de Ulises Rumiche fue hallado en posición de cúbito ventral en plena carretera de Naylamp de Sonomor. Presentaba un balazo en la cabeza, disparado a corta distancia y con una trayectoria de atrás hacia delante, como lo hacen las mafias de la droga y de la tala ilegal. El proyectil ingresó por la región parietal y salió por la zona frontal.

La víctima también se desempeñaba como gerente de Desarrollo de Pueblos Originarios de la Municipalidad Distrital de Pangoa, de la provincia de Satipo, en Junín.

Diligencia. Fiscal Martín Cáceres y agentes de Homicidios de Lima en el lugar. Foto: difusión

Mafias a la vista

De acuerdo con las primeras investigaciones, el líder indígena fue atacado en una zona carente de alumbrado público. Lo obligaron a descender de su motocicleta, luego le dispararon un tiro en la cabeza. Rumiche estaba vestido con el uniforme de la Municipalidad de Pangoa.

Seguidamente, los autores se dieron a la fuga con el vehículo de propiedad de la víctima, además de un celular y otras pertenencias. Eran las 11 p.m. del miércoles 20 de abril.

Aparentemente la muerte de Ulises Rumiche se produjo como consecuencia de un asalto a mano armada, debido al incremento de incidencia delictiva en la zona.

“En Pangoa, los asaltos y robos han aumentado con la presencia de los venezolanos. Ellos fueron desalojados de Mazamari porque la gente se levantó debido a que no respetaban nada. Ahora en Pangoa hacen lo que quieren en narices de las autoridades”, dijo David Rivera, coordinador de los gremios técnicos y profesionales indígenas de la selva central.

Sin embargo, la División de Investigación de Homicidios no descarta la hipótesis de que se trate de una represalia de traficantes de droga, teniendo en cuenta que Rumiche era uno de los líderes de la organización Kanuja-Pangoa que agrupa a 57 comunidades y bases de la Amazonía, que luchan en defensa de sus territorios ante la amenaza de los cocaleros, traficantes de terrenos e invasores.

Escenario. La policía halló un casquillo calibre 38. Foto: difusión

Quiénes fueron

Por su parte, el presidente de la Asociación Asháninka y Nomatsigenga del Valle de Pangoa-Kanuja, Freddy Gerónimo Chumpate, advirtió que la muerte de Ulises Rumiche se registró coincidentemente un día antes que mantuviera una reunión con las autoridades del Ministerio de la Mujer y Pueblos Vulnerables y Devida, entidad pública que lucha contra el narcotráfico.

Efectivamente, el martes 19 de abril, Rumiche sostuvo una mesa de trabajo técnico sobre el desarrollo territorial del Vraem, que contó con la participación de la viceministra de la Mujer y Pueblos Vulnerables, Grecia Rojas, y funcionarios de Devida en Satipo.

“La muerte de nuestro hermano Ulises Rumiche se debe investigar a fondo. No más muerte de dirigentes nativos”, indicó Freddy Gerónimo.

Por su parte, la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote) descartó que el asesinato de Ulises Rumiche sea una acción terrorista ejecutada por los remanentes del Militarizado Partido Comunista (MPC), de Víctor Quispe Palomino, camarada José. Las operaciones de esta banda están focalizadas en la zona del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

Desairan al premier Aníbal Torres

Los dirigentes de las comunidades nativas de la selva central, hicieron un desplante al premier Aníbal Torres, durante una mesa técnica en el Vraem, en protesta porque en la reunión no estaban las personas que representan a sus organizaciones.

El incidente se registro ayer en local comunal del centro Poblado San Ramón de Pangoa, donde se instaló una mesa técnica para ver la situación de sus demandas a favor de los proyectos productivos y contra el narcotráfico, tala ilegal y tráfico de terrenos.

Torres estaba acompañado del ministro del interior Alfonso Chavarry, el presidente de Devida Ricardo Soberón y el congresista de Perú Libre Waldemar Cerrón.