Debate municipal - ¿A qué hora y dónde ver la contienda entre candidatos?
Política

Apoyo a Pedro Castillo podría disminuir a pesar de alza en encuestas

El último sondeo de opinión de IEP revela un incremento en la popularidad del jefe de Estado, tras una moción de vacancia y sin desmarcarse del todo de los cuestionamientos, ¿a qué se debe esta brisa de aprobación? Conversamos con expertos sobre el tema.

Aprobación del jefe de Estado subió de 25 a 28% y su desaprobación cayó de 65 a 60%, según IEP. Foto: Composición de Jazmín Ceras /GLR
Aprobación del jefe de Estado subió de 25 a 28% y su desaprobación cayó de 65 a 60%, según IEP. Foto: Composición de Jazmín Ceras /GLR
Miguel Ángel Candia

Las matemáticas son una ciencia exacta, la política no. Punto de inflexión o evento aleatorio, ¿a qué se debe el repunte del jefe de Estado en las encuestas? Con una fallida moción de vacancia encima, con cuestionamientos sobre su participación en las presuntas actividades irregulares del exsecretario de Palacio de Gobierno Bruno Pacheco, con más dudas que respuestas sobre la naturaleza de las reuniones extraoficiales en Breña, el presidente de la República, Pedro Castillo, demuestra que en el ámbito político nacional nada está dicho, tras el incremento en su aprobación registrado por la última encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), que evidencia que su popularidad subió de 25 a 28% y su desaprobación cayó de 65 a 60%. Rompiendo la tendencia a la baja a puertas del final del 2021, ¿se puede hablar de una recuperación?

En opinión del analista político Omar Awapara, director de Ciencias Políticas de la UPC, este repunte del jefe de Estado en las encuestas debe ser tomado con pinzas, porque el entusiasmo que podría mostrar el Ejecutivo ante las cifras del IEP no llega acompañado de hechos concretos o medidas tangibles de parte de la actual gestión que justifiquen esta mejora en la popularidad del presidente Castillo. Este podría ser un efecto rebote de la fallida moción de vacancia presidencial.

“No sé si diría mejora porque todavía está dentro del margen de error estadístico o bastante cerca a ello, pero sí – sin duda – hay un repunte y se ve en varias zonas, en macrozonas y en niveles socioeconómicos. (…) Sí parece que pueda haber un rebote, creo que lo más significativo que ha pasado en estos días ha sido la fallida moción de vacancia y la expectativa que se generó en torno a posibles hechos de corrupción que al no haberse verificado le han dado un poco más del beneficio de la duda al presidente, más por falta de evidencia que por otra cosa”, comentó en diálogo con La República.

Para José Luis Ramos Salinas, sociólogo, analista político y docente de la UNSA, este repunte en la encuesta de IEP podría ser un síntoma del bolsón político que tendría el presidente y que por primera vez se manifiesta de manera sólida tras su victoria en las elecciones y el tope que encontraría la oposición del Congreso en sus esfuerzos por debilitar la imagen del jefe de Estado.

“Más que un repunte en su popularidad que podría irse dando en los próximos años, más que eso, es un tope respecto a campañas como las que hace el Congreso, como las que hacen los grupos mediáticos y que ya no pueden seguir reduciendo el respaldo al presidente. Ya se llegó a un límite y a partir de ahí va a ser muy difícil convencer a la población que todavía le da su respaldo para que se lo quite”, comentó.

Fallido intento de vacancia presidencial habría sido uno de los factores que jugaron a favor de la imagen del presidente de la República. Foto: Andina

En tanto, Awapara no habla de un bolsón político de Perú Libre o Pedro Castillo, pero sí de un núcleo de votantes que es más paciente respecto a las expectativas que tienen sobre la actual gestión; sin embargo, que tampoco garantiza un respaldo ciego de cara a los próximos años: “El núcleo duro de la gente que votó por Castillo creo que todavía le puede estar dando el beneficio de la duda y este 28 o 30%, que es lo que refleja a ese votante. (…) No sé si es un voto duro, no sé si es un bolsón. (…) Hay un tema de identificación o representación simbólica que puede agotarse también rápidamente, es fluida y no necesariamente permanente, y no va a estar con él haga lo que haga, solo que puede tener más paciencia”, señala.

En otro aspecto, Ramos Salinas explica que este repunte también podría deberse a un cambio en la percepción de los ciudadanos respecto a temas ideológicos que responderían a cierta moderación de Pedro Castillo: “Hay cambios en el Gobierno muy notorios y eso podría hacer que gente que antes lo desaprobaba, y no por una inadecuada gestión, sino por razones ideológicas, le parezca ahora que está actuando menos izquierdistamente, por eso ahora ya no lo desaprueba. Estas encuestas de ningún modo miden la calidad de una gestión, sino simplemente son indicadores de un respaldo o no”, agrega.

¿Podrá mantener esta inflexión positiva de cara al 2022?

Si el presidente Pedro Castillo quiere mantener este incremento en su aprobación, tendrá que asumir nuevos retos de cara al 2022 y mostrar acciones concretas que justifiquen una mayor aceptación de la población. Para Omar Awapara, el Ejecutivo tendrá que hilar fino para encontrar el equilibrio entre velar por la salud pública y mantener a flote la economía. También será clave el buen manejo del tema minero y un mensaje hacia los inversionistas sobre la importancia del respeto hacia este rubro, “si no, va a ser un año muy duro” y se vería reflejado en su aprobación.

“Lo urgente va a ser evitar que tengamos una tercera ola, eso va a requerir un manejo muy fino porque será muy difícil que el presidente tenga la capacidad de imponer restricciones o cuarentenas forzosas”, explicó.

En cuanto al sociólogo y analistas político de la UNSA, la gestión de Castillo tendrá que centrarse en temas clave para mantener el apoyo de ese bolsón que se mantiene firme con él, ya que los cambios respecto a algunas promesas de campaña podrían jugarle en contra: “Tiene que decidir cuál es el objetivo que él tiene, ya que si su objetivo es ser presidente cinco años, irá cambiando de posición cada vez que esté en peligro su mandato y estará cediendo por todas partes. (…) Él tendrá que decidir quiénes son sus ministros y a dónde quiere llevar su Gobierno”, declaró.

El gran reto será su apertura a la prensa

Desde distintos espacios se le pide al presidente de la República cambiar su relación tirante con la prensa, declarar a los medios, rendir cuentas al país desde este espacio, ya que los pronunciamientos desde la plaza pública parecen no bastar. En este sentido, Awapara explica que, efectivamente, el jefe de Estado tiene una deuda pendiente en ese sentido, pero aclara que no necesariamente hablar más le garantiza al mandatario un rédito a su imagen pública.

Expertos coinciden en que apertura de Pedro Castillo a mejorar su relación con la prensa podría significar una mejorar en su aprobación, pero también un factor negativo si es mal gestionada. Foto: AFP

“Hay una expectativa que se está acumulando, originada en la campaña de la segunda vuelta, y se ha mantenido, esa relación tirante con la prensa. Habría que ver cuál es la expectativa, porque quizá anticipan que el impacto sería peor si es que se ve obligado a responder preguntas exigentes a la prensa, pero sí (la situación actual) transmite una mala señal de que no quiere rendirle cuentas al electorado a través de los medios de prensa”.

Finalmente, José Luis Ramos Salinas considera que Pedro Castillo tiene un reto enorme de cara a establecer una relación con la prensa, para ello considera que lo mejor sería que genere un espacio de comunicación con medios regionales: “Un presidente tiene que estar en permanente contacto con la ciudadanía, y en sociedades como la nuestra, donde los partidos políticos son tremendamente débiles, la única manera de hacerlo es a través de los medios de comunicación. A esta altura, él ya debió generar un sistema paralelo de comunicación, y no me refiero a crear sus propios medios y televisoras, sino a través de los medios regionales, ya hay ejemplos en otros países”.