Siete colaboradores eficaces tumbaron a Félix Moreno

Todo se sabe. Exfuncionarios de Odebrecht y el empresario israelí Gil Shavit confesaron el acuerdo ilegal entre la constructora y el exgobernador chalaco para quedarse con el proyecto Costa Verde del Callao. Este caso confirma la importancia de la colaboración eficaz en la lucha contra la corrupción.

El dato. El precio original de la obra Costa Verde del Callao era de 302 millones, pero se incrementó ilegalmente a 470 millones de soles. Foto: composición LR
El dato. El precio original de la obra Costa Verde del Callao era de 302 millones, pero se incrementó ilegalmente a 470 millones de soles. Foto: composición LR
Doris Aguirre

Como parte del acuerdo de colaboración eficaz, ex altos funcionarios de la constructora brasileña Odebrecht entregaron información incriminatoria clave contra 17 exfuncionarios del Gobierno Regional del Callao, encabezados por el exgobernador Félix Moreno Caballero.

La información inculpatoria suministrada por 7 colaboradores eficaces está relacionada con el pago de un soborno de US$ 4 millones que le dio Odebrecht a Moreno y a sus cómplices, a cambio de entregarle a la empresa el proyecto de construcción del tramo de la Costa Verde del Callao. En cumplimiento del compromiso, Moreno aceptó incrementar el precio original de la obra mediante la modalidad de “adicionales”.

La fiscal especializada en delitos de corrupción de funcionarios que se encarga del caso, Geovana Mori Gómez, e integrante del Equipo Especial, ha requerido 35 años de prisión para Félix Moreno y penas no menores de 22 años de carcelería para los demás implicados, por delitos que incluyen, entre otros, colusión agravada y lavado de activos.

El requerimiento acusatorio de la fiscal Mori, un voluminoso documento al que tuvo acceso La República, es una detallada descripción de los mecanismos que aplicó Odebrecht para “conquistar” proyectos de infraestructura de enorme costo, como es el caso de la habilitación del tramo de la Costa Verde del Callao, cuyo monto inicial fue de 320 millones y subió hasta los 470 millones. Es decir, Odebrecht recuperó largamente el soborno que había pagado. Pero el requerimiento también relata las argucias que despliegan los funcionarios públicos para beneficiar a los contratistas.

Captura de Félix Moreno. Foto: La República

Incriminaciones directas

El empresario israelí y amigo de Félix Moreno, Gil Shavit, fue quien ofreció a Odebrecht el multimillonario proyecto. Moreno aseguró la simulación de una licitación, y pactó el monto que debía ofertar la constructora brasileña para adjudicarse la obra sin preocuparse por los competidores. El propio Gil Shavit fue quien reveló cómo sucedió el acuerdo corrupto.

Afirmó que el primer encuentro ocurrió en su casa de la calle San Martín 154, en Barranco, en la que participaron Félix Moreno, el exsuperintendente de Odebrecht en el Perú Ricardo Boleira Guimaraes -quien sustituyó a Jorge Barata-, y el exfuncionario Raymundo Trindade Serra. “Moreno solicitó US$ 4 millones, de los cuales el 60% (US$ 2,4 millones) era para él (Moreno) y 40% (US$ 1.600.000) para Gil Shavit. Moreno además entregó las bases del proyecto” del tramo de la Costa Verde del Callao, señaló Gil Shavit, uno de los 7 colaboradores eficaces.

Se produjo un segundo encuentro entre las partes, en la que Félix Moreno garantizó que acondicionaría la licitación para que únicamente Odebrecht resultara favorecida, dejando de lado propuestas de otras compañías, eventualmente de mejor calidad y precio.

Lo dijo todo. Raymundo Trindade se reunió con Moreno. Foto: difusión

Organización criminal

Ricardo Boleira Guimaraes confesó ante las autoridades la concertación corrupta, que comprendió el pago de los US$ 4 millones para Félix Moreno, quien destinaría parte de su ganancia al financiamiento de la campaña por un nuevo periodo como gobernador del Callao. Boleira precisó que, como estaban en la época del mundial de fútbol en Brasil, le impuso el sobrenombre (codinome) a Félix Moreno de “Taça” (trofeo), para consumar los pagos ilícitos.

El exdirector de Comunicaciones de Odebrecht Raymundo Trindade Serra confirmó que Odebrecht le abonó una coima a Félix Moreno, y que la iniciativa de la ejecución del proyecto multimillonario del tramo de la Costa Verde del Callao no partió de la empresa brasileña como suele ocurrir. La propuesta ilícita provino del mismo de Félix Moreno, uno de los puntales del partido Chim Pum Callao, que fue enquistado por una organización criminal. Exautoridades chalacas de este partido, como Álex Kouri Bumachar, Juan Sotomayor y Víctor Albrecht, han afrontado y afrontan procesos por acusaciones de corrupción de funcionarios.

Igor Braga Vasconcelos Cruz, quien fue el ingeniero residente del proyecto de infraestructura, declaró a la Fiscalía que Félix Moreno lo convocó a su residencia, en Camacho. ¿La razón? El exgobernador chalaco reclamó porque los pagos ilegales estaban demorando. Odebrecht le respondió que haría los abonos conforme avanzaba la obra. Es decir, en tanto que Moreno cumpliera con su parte. Esto es, aprobar los adicionales requeridos por la constructora para incrementar progresivamente el costo original del tramo de la Costa Verde del Callao.

El exresidente de la obra, el brasileño Carlos Theodorico Sobral de Freitas, confirmó que sus superiores le encargaron que Félix Moreno cumpliera con sus compromisos de cambiar las características del proyecto conforme las demandas de Odebrecht. Para esta finalidad, el exgobernador movilizó a sus funcionarios de confianza, quienes en lugar de observar las exigencias de Moreno, acataron sus disposiciones. Esto explica por qué varios exfuncionarios del Gobierno Regional del Callao aparecen denunciados por la fiscal Geovana Mori (ver recuadro).

Con el levantamiento de las comunicaciones de los teléfonos de Félix Moreno, quedó acreditado los permanentes contactos con Gil Shavit, Ricardo Boleira, Raymundo Trindade, Igor Cruz y otros exfuncionarios de Odebrecht implicados en el caso de corrupción.

En su requerimiento contra los 17 implicados, la fiscal Geovana Mori acredita las declaraciones de exaltos funcionarios de Odebrecht que confirmaron los pagos ilícitos para Moreno y sus cómplices. Entre ellos, el expresidente de Odebrecht para América Latina y Angola, Luiz Antonio Mamerí. Su relato incriminatorio fue determinante.

La fiscal Mori incluyó las declaraciones de exfuncionarios de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht -los que administraban los fondos para el pago de sobornos de la constructora-, como Hilberto Mascarenhas Alves Da Silva Filho, Luiz Eduardo Da RochaSoares y Fernando Migliaccio Da Silva. Ellos confirmaron que recibieron las órdenes de sus superiores para transferir los pagos ilícitos a los implicados en el proyecto de la Costa Verde del Callao. Sin los colaboradores eficaces, este caso probablemente no se habría esclarecido.

El enlace. Colaborador eficaz, el empresario israelí Gil Shavit. Foto: difusión

La criticada colaboración eficaz cumple su función

La figura de la colaboración eficaz -o delación premiada, como se le conoce en otros países-, que se aplicó extensivamente en el caso Odebrecht, fue cuestionada en particular por la defensa de los investigados. Pero también se sumaron al cuestionamiento sectores políticos salpicados por los casos de corrupción. Y buscaron de diversas formas hundir el acuerdo de colaboración eficaz entre el Equipo Especial del caso Lava Jato y la compañía constructora brasileña Odebrecht.

Precisamente, debido a las confesiones de los brasileños en el marco del acuerdo de colaboración eficaz, quedó en evidencia el corrupto contrato por la construcción de la Costa Verde del Callao. Odebrecht admitió que pagó sobornos para quedarse con la obra.

Durante la investigación fiscal, los brasileños de Odebrecht volvieron a declarar y ofrecer evidencia de cómo Félix Moreno y sus cómplices confabularon para aprovecharse del multimillonario proyecto.

Confesión. Ricardo Boleira dijo que Moreno pidió dinero. Foto: difusión

Infografía-La República.

Video recomendado

Lazy loaded component