Un mensaje lleno de promesas y también con muchos vacíos

Debate por la investidura. Al cierre de esta nota, había una proyección de 75 votos a favor de la confianza para el premier Guido Bellido y 49 en contra. La sesión del Pleno se retoma hoy a las 9 de la mañana. Los ministros deberán asistir también.

Bajó el tono. El premier Guido Bellido inició su exposición hablando en quechua, un idioma oficial. Pero a la oposición no le gustó. Y protestaron. Fue un tenso momento. Foto: PCM
Bajó el tono. El premier Guido Bellido inició su exposición hablando en quechua, un idioma oficial. Pero a la oposición no le gustó. Y protestaron. Fue un tenso momento. Foto: PCM
Diego Quispe,Enrique  Patriau,

El gabinete que lidera Guido Bellido se acercó ayer al Congreso de la República para pedir el voto de confianza. Como dicta el protocolo, el premier empezó la sesión ofreciendo las que serán las líneas generales del gobierno, repartidas en un largo discurso de casi tres horas.

Si hubiese que hacer un resumen de su intervención, se puede decir lo siguiente: muchas promesas enfocadas en el corto plazo y varios vacíos.

El discurso del premier se dividió en 12 bloques, algunos más desarrollados que otros: salud y lucha contra la COVID-19, reactivación económica, inversión pública, protección social, educación, vivienda digna, lucha contra la corrupción y transparencia, política exterior, defensa y orden interno, mujer y poblaciones vulnerables, reformas institucionales, trabajo y promoción del empleo.

Hubo una omisión importante, calculada desde el Ejecutivo para evitar un mayor enfrentamiento con la oposición de cara a conseguir los votos necesarios: lo referido a la nueva Constitución y la convocatoria a una asamblea constituyente. Como señaló el constitucionalista Omar Cairo, al no incluirse ambos temas no son materia de la cuestión de confianza y tampoco forman parte de la política general de gobierno.

Se extrañó, por ejemplo, que no hubiera una sola palabra de apoyo para el trabajo que viene realizando la Sunedu, cuya labor suele ser torpedeada desde el Parlamento por legisladores que tienen intereses en la educación superior privada.

Bellido tampoco dijo nada sobre minorías sexuales. Es más, en la despedida de su presentación estaba previsto –en el texto original repartido a los medios– que hiciera referencia a los discriminados “por orientación sexual”. Sin embargo, cambió en el último momento y habló de la “discriminación por diferentes expresiones”.

Una improvisación reveladora de la manera de pensar del premier en estos temas.

El quechua al centro

Bellido arrancó hablando en quechua, lo que provocó los reclamos de un sector del Pleno. Más allá de que se trata de un idioma oficial y el premier tenía derecho de usarlo, se pudo haber previsto la utilización de un intérprete simultáneo.

La frase de la titular del Parlamento, María del Carmen Alva –”le agradecería que no sea tan larga su exposición en quechua porque los demás no entendemos”–, resume el momento vivido ayer y retrata, en cierto modo, al Perú y sus grietas conocidas.

Ya luego el premier habló casi todo el tiempo en español. Algunos de los puntos que destacaron sobre el resto son los siguientes. Por ejemplo, la implementación a mediano plazo de la producción de vacunas, especialmente contra la COVID-19. No explicó cómo.

La presentación de un proyecto de ley para fortalecer y modernizar al Banco de la Nación y facultarlo a otorgar créditos y realizar cualquier tipo de operación o servicio.

La reestructuración de Petroperú y la participación del Estado en todas las actividades relacionadas con gas y petróleo.

La conformación de una Comisión Nacional del Sistema Nacional de Pensiones, integrada por el Ejecutivo, el Legislativo y pensionistas, a fin de elaborar una propuesta de reforma.

Guido Bellido dio un discurso de más de dos horas en el hemiciclo. Foto: GLR.

Respecto a las rondas campesinas, un punto que generó mucha controversia en las semanas previas a su presentación, se aseguró que no se crearán nuevas ni se trasladarán a zonas distintas de donde han surgido.

Se promoverá la reforma del inciso 3 del artículo 179 de la Constitución para que un integrante del Jurado Nacional de Elecciones sea elegido por los miembros de los Colegios de Abogados de todo el país, no solo de Lima.

Asimismo, el Ejecutivo aclaró que la llamada “segunda reforma agraria” significa una “mayor capacitación, asociatividad y tecnificación” a favor de los agricultores. Un mayor desarrollo de todo lo dicho se puede encontrar en esta misma edición de La República.

La sensación que dejó el mensaje del premier es que el Gobierno decidió no arriesgar mucho. Se mantuvo dentro de lo que se esperaba y convocó al trabajo conjunto de la mano con el Legislativo. No hubo sorpresas. Tampoco, hay que decirlo, mayores certezas de hacia dónde nos dirigimos.

Debate y proyecciones

Alva suspendió la sesión por un par de horas. Esta fue retomada a las 2.30 de la tarde. De inmediato, cuando la Mesa Directiva inició el rol de oradores, las bancadas que apoyaron la tesis de fraude el mes pasado cerraron sus filas contra el gabinete.

El vocero de Fuerza Popular, Hernando Guerra García, aseguró que el discurso del primer ministro solo apuntó a dividir a la población.

El portavoz de Renovación Popular, Jorge Montoya, se expresó en la misma línea. Para Montoya, la única excepción en el gabinete es el canciller Óscar Maúrtua. Los demás son cuestionables, sostuvo, y no merecen recibir la confianza.

Del mismo modo intervino el vocero de Avanza País, José Williams Zapata, quien cuestionó que el premier, durante su exposición, no haya deslindado del ideario de Perú Libre.

Los voceros de Perú Libre, Elías Varas, y de Juntos por el Perú, Ruth Luque, en cambio, adelantaron que sus agrupaciones votarán en bloque a favor.

En Somos Perú-Partido Morado, su representante José Jerí también se mostró dispuesto a apoyar a Bellido. Pero sus colegas morados todavía estaban reacios a sumarse. Similar situación pasaba en Podemos Perú, donde el legislador Carlos Anderson estaba en contra.

Al cierre de esta nota, había una proyección de que el oficialismo, sus aliados y un sector de la oposición, conformado por congresistas de Alianza para el Progreso y Acción Popular, tenían 75 votos a favor del gabinete. En contra estaban 49.

La sesión fue suspendida para hoy a las 9 de la mañana. Queda una lista larga de intervenciones pendientes y que los ministros respondan los cuestionamientos recibidos.

En busca de la confianza. El presidente Pedro Castillo despidió a sus ministros temprano en Palacio de Gobierno. Foto: Aldair Mejía/La República

Reacciones

Eduardo Salhuana, APP

“El primer ministro Guido Bellido no nos ha dicho qué proyectos de inversión van a promover y cómo vamos a recuperar la confianza de los agentes económicos”.

Ruth Luque, Juntos por el Perú

“La historia nos enseña que el primer gabinete de un gobierno que inicia siempre ha recibido el voto de confianza para dar paso a la gobernabilidad. Es una señal democrática”.

Flor Pablo Medina, Partido Morado

“No se ha escuchado una sola palabra de la meritocracia cuando se ha hablado de la carrera de los maestros. Hay un principio básico: la búsqueda de la profesionalización”.

Jorge Luis Flores, Acción Popular

“Empecemos a trabajar cada uno de acuerdo a sus facultades. Darle la confianza no es un cheque en blanco, sino una firma para fiscalizarlos constantemente”.

Es un llamado a conciliar

Enfoque por Salomón Lerner, exjefe de Gabinete

Es un discurso que no entra en políticas generales, sino que recoge las necesidades de los sectores más pobres del país y de programas como Qali Warma, Juntos y toda una serie de aspectos importantes.

Pero también tiene un déficit. No está impulsando lo prometido en campaña electoral: la lucha contra la anemia, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y la asamblea constituyente. Este discurso no debe asustar a nadie. Si los grupos políticos de centro y derecha no le dan la confianza, no sé qué es lo que quieren del país.

Procuró ser consecuente

Enfoque por Jeffrey Radzinsky, Grupo Fides Perú

Fue un discurso bastante largo de Guido Bellido. El reglamento del Congreso dice una hora para exponer los lineamientos del Gobierno. Aquí fueron tres horas. Es un discurso que ha procurado, de alguna manera, reducir el nivel de polarización grande que existe.

Es paradójico, porque ha procurado ser consecuente con ser un cambio, pero se ha parecido mucho a los demás. Creo que tiene sentido, si uno compara y parte del mensaje del presidente el 28 de julio, está la ausencia de la propuesta de la asamblea constituyente.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.