VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo

¡Cuidado con la colaboración eficaz!

“El juez solo verifica que el procedimiento y los beneficios otorgados sean los permitidos por ley”.

La Republica
César Romero

La colaboración eficaz demostró ser un arma jurídica muy poderosa en el combate al crimen organizado y la corrupción. Así lo demuestran los casos Lava Jato y Cuellos Blancos del Puerto. Pero, como todo instrumento, debe ser cuidado y esterilizado para mantener su limpieza y utilidad. Sin el debido cuidado hará más daño que bien.

Sin embargo, entre los aplausos que genera y merece, es evidente que el Ministerio Público y el Poder Judicial no están protegiendo la colaboración eficaz como deberían. Esto produce deficiencias que deben advertirse y corregirse.

Falta de control. El único que interviene en una colaboración eficaz es el fiscal del caso. Solo él negocia, recibe y verifica los datos que entrega el delincuente arrepentido. Nadie controla sus acciones. El procurador solo interviene para fijar la reparación civil. El juez solo verifica que el procedimiento y los beneficios otorgados sean los permitidos por ley.

Excesos y presunción de inocencia. Para evitar daños, en EEUU, Italia o Brasil, el colaborador puede decir muchas cosas, pero solo se recoge lo que se puede probar. Un colaborador relata muchos hechos: algunos son reales y pueden probarse. Otros, no lo son y nunca se podrán probar. En medio, hay mentiras, supuestos o dichos de tercero. En Perú, algunos fiscales registran y difunden todo, antes de verificar o corroborar. Las mentiras se propagan con respaldo legal.

Filtración indebida y guerra jurídica o “lawfare”. Fiscales, delincuentes, actores políticos y mediáticos están utilizando las colaboraciones eficaces como armas de defensa, ataque o distracción. La búsqueda de verdad o sanción queda relegada. El objetivo es destruir a un procesado díscolo, desprestigiar a un político impopular o antisistema, evitar la prisión, salvar los bienes, destruir a los competidores o presionar al Estado.

Si eso no se corrige, el sistema jurídico volverá a perder.