Ya pues, de una vez

“¿Qué están haciendo los congresistas electos antes de jurar? Los más populares visitan los medios, y algunos de ellos dan la impresión de que siguen en campaña”.

Mirko Lauer
13 Feb 2020 | 5:01 h

¿Por qué ha pedido Martín Vizcarra apurar la instalación del Congreso? La idea es buena, pero en realidad ya no queda mucho espacio para eso, puesto que queda poco más de dos semanas para la fecha establecida. Si las cosas no se postergan en el JNE, ya sería suficiente. Por lo menos las impugnaciones de última hora han ido avanzando a toda velocidad.

La premura de Vizcarra con todos esos congresistas electos dando vueltas por allí puede tener varias razones. Puede ser el temor a que la siempre imprevisible Comisión permanente intente dar algunas sorpresas de última hora. O un deseo de imprimirle una imagen de eficiencia a todo el asunto, evitando que todo parezca un arrastrar de pies.

Quizás la sugerencia de Vizcarra también es para que no olvidemos el importante papel que él ha tenido en el paso de un Congreso por otro.

Hay material para el nerviosismo. Después de todo esa instalación del Congreso es un tabique entre la calma que viene produciendo la expectativa (a la que Vizcarra en parte debe haber repuntado a 63% de aprobación) y el coro de voces opositoras de todo calibre que se pondrá en marcha. Quizás Palacio considera que apurar las cosas es una forma de irlas ordenando.

Quizás también hay la idea de que con el Congreso instalado irán perdiendo atractivo mediático las voces de algunos líderes externos (Antauro Humala es el caso más notorio, no el único), asordinadas por los congresistas propiamente dichos. Estos últimos moderados un poco por las tareas prácticas de empezar con el trabajo legislativo.

Sin embargo muchos de los opositores más categóricos están guardándose en estos días, con el comprensible criterio de que sus planteamientos contra el gobierno y el cuasi-oficialismo tendrán mucho más punche expresados desde el micrófono del hemiciclo. La instalación misma será un buen momento para ponerse en marcha.

¿Qué están haciendo los congresistas electos antes de jurar? Los más populares visitan los medios, y algunos de ellos dan la impresión de que siguen en campaña. Otros seguramente están dedicados a cocinar acuerdos bajo la mesa, dentro y fuera de su bancada. Quizás por último Vizcarra sencillamente está impaciente por ver los resultados de todo eso.