Cuñado de magistrado Sardón fue reclutador de falsos aportantes de Keiko Fujimori

Ángel Páez

@larepublica_pe

31 Dic 2019 | 13:19 h
21 de mayo de 2017. Javier Bisso López de Romañana (al centro con gorra) junto con su cuñado José Luis Sardón (camisetaroja)
21 de mayo de 2017. Javier Bisso López de Romañana (al centro con gorra) junto con su cuñado José Luis Sardón (camisetaroja)

Revelaciones. Testigo protegido destapa que Javier Bisso López de Romaña, hermano de la esposa del miembro del Tribunal Constitucional, a instancias de su jefe, el poderoso e influyente empresario José Sam Yuen, captó a varias personas para registrar donaciones de dinero que no era suyo.

El empresario Javier Bisso López de Romaña, cuñado del magistrado del Tribunal Constitucional, José Luis Sardón, captó a falsos aportantes para la campaña presidencial de Keiko Fujimori en 2011, de acuerdo con la declaración de un colaborador eficaz que participó en los hechos y solicitó “mantener en reserva mi identidad por motivos de seguridad personal y familiar, dada la magnitud de los hechos en que la organización criminal se encuentra comprometida”.

Conforme la manifestación del testigo, Javier Bisso reclutó a los aportantes fraudulentos a instancias del presidente del poderoso grupo económico que dirige José Sam Yuen, Sam Group o Grupo Sam, para quien trabajó como gerente general de varias de sus compañías.

PUEDES VER Fiscal José Pérez pide no promover la violencia

En una reunión en casa de José Sam, este le señaló que su compañero de promoción del colegio Roosevelt, Jorge Yoshiyama Sasaki, le había pedido ayuda para presentar más aportantes a la campaña presidencial de Keiko Fujimori.

Justamente, en una última declaración ante el Equipo Especial, Jorge Yoshiyama confesó que un grupo de empresarios que sostenía reuniones periódicas con Keiko Fujimori, entre ellos José Sam, mensualmente le entregaba una bolsa de dinero la lideresa del partido fujimorista.

Al respecto, el fiscal José Domingo Pérez la última semana dispuso requerir la declaración de José Sam Yuen por intermedio del consulado peruano en Madrid, localidad donde se encontraría el empresario peruano.

ES UNA ORDEN

El colaborador eficaz dijo que en febrero de 2018 había sido citado por el Equipo Especial porque aparecía como aportante de la campaña presidencial de Keiko Fujimori en 2011, y que respondió que sí había donado el dinero, pero luego reflexionó y se presentó por su propia iniciativa para aclarar que el dinero no era suyo sino de José Sam Yuen.

“En dicha ocasión Javier Bisso López de Romaña dijo haber realizado la donación a favor del partido Fuerza 2011, señalando ante los fiscales (del Equipo Especial) que no recordaba la forma de pago, todo lo cual era falso. Ya que en realidad que eso lo hizo (mentir) ante la insistencia y presión de José Sam Yuen y por temor a las consecuencias legales en los que pudiera verse involucrado”, manifestó el testigo.

La razón que alegó el testigo protegido para justificar porque decidió cooperar con la justicia fue por el temor a la venganza de José Sam Yuen y de miembros del partido Fuerza 2011, ahora Fuerza Popular.

PUEDES VER Keiko Fujimori afrontaría acusación formal en el 2020

“Ya que José Sam Yuen es una persona con mucha influencia y mucho poder económico, y según le indicó éste a Javier Bisso López de Romaña, todos (los falsos aportantes) iban a declarar en un mismo sentido. Javier Bisso López de Romaña tenía miedo a las represalias que pudiera tomar en su contra tanto José Sam Yuen, como las personas vinculadas al partido Fuerza 2011 (ahora Fuerza Popular), precisamente por los hechos de relevancia penal que se investigan respecto a dicho partido”, argumentó el testigo protegido.

Las declaraciones del testigo corroboran en todas sus líneas las confesiones de Jorge Yoshiyama Sasaki sobre el modus operandi de un grupo de empresarios para financiar al margen de la ley la candidatura de Keiko Fujimori con el pleno conocimiento de esta.

LAZO INNEGABLE

También demuestra que el cuñado del magistrado José Luis Sardón, Javier Bisso López de Romaña, no solo era un presunto falso aportante sino también un reclutador de donantes fraudulentos a instancias del poderoso empresario José Sam Yuen. En fotografías de Javier Bisso López de Romaña publicadas en sus cuentas de redes sociales con episodios íntimos de sus familiares, aparece en varias ocasiones junto con Sardón y su esposa Sandra Bisso López de Romaña.

Cuando se hizo público que Javier Bisso López de Romaña aparecía como falso aportante, José Luis Sardón publicó en su cuenta de Twitter: “Yo no puedo saber todo lo que hacen mis cuñados. En mi familia, como en muchas otras familias peruanas, hay quienes simpatizan y hay quienes detestan al fujimorismo. Ello no incide nada en mi afecto por ellos, ni menos en mi trabajo jurisdiccional”.

Sin embargo, Javier Bisso López de Román, conforme el testimonio del testigo protegido, no era un simple falso aportante sino también un reclutador de varios donantes fraudulentos, al servicio de un importante financista en la sombra, José Sam Yuen.

Conforme la manifestación del testigo, quien, según los datos fue parte del entorno del presidente de Sam Group y laboró directamente con el empresario en varias empresas, como Duraplast (plásticos), Sinomaq (maquinaria), Inverdes y Anawin (sector inmobiliario), además “tiene varios casinos en todo Lima, como por ejemplo el Golden Palace, que es el más conocido”.

El testigo precisó qué tipo de vínculo tuvieron Javier Bisso López de Romaña con José Sam Yuen: “Durante ese tiempo Bisso tuvo una relación jerárquica directa con José Sam Yuen, presidente ejecutivo de dicho grupo económico”.

PUEDES VER Fiscal Pérez y abogada de Keiko Fujimori protagonizaron altercado durante audiencia

En 2011, Sam convocó a Bisso para una reunión en su residencia de la calle Cerro San Francisco, en Surco, y le relató lo siguiente, según el testigo que al parecer estuvo presente: “José Sam Yuen le contó que era amigo de Jorge Yoshiyama Sasaki, compañero de promoción del colegio Roosevelt, y sobrino de Jaime Yoshiyama Tanaka, que en ese momento estaba a cargo de la campaña de Keiko Fujimori”.

A continuación, Sam le explicó el motivo de la reunión: “Le dijo que había aportado a la campaña de Keiko Fujimori y que estaba muy preocupado por la candidatura de Ollanta Humala. (...) José Sam le pidió a Javier Bisso López de Romaña que como no quería figurar de Fuerza 2011, por sus negocios, prefería que las personas que trabajaban en el Sam Group (Grupo Sam) figurasen como aportantes. Sam le entregó a Bisso una lista con los nombres de diferentes personas que trabajaban en el Grupo Sam y le explicó que esto era algo habitual en las campañas políticas porque había topes a los aportes que cada persona podía realizar y que incluso su esposa, Claudia Torre Arróspide, y su cuñado Jaime Tagle Arróspide, figuraban también como aportantes”.

Confesiones de testigo protegido

Confesiones de testigo protegido

ENTRE COMPAÑEROS

La lista de las 12 personas -imcluyendo a Javier Bisso- aparecen como presuntos aportantes:

Con 15 mil soles cada una:

Joan Cendra Valdizán

Luis Olivares Poggi

Manfredo Núñez Rosas

George Montgomery Lequerica

Álvaro Valdez Cabello

Luis Aguirre Llosa

Con 30 mil soles cada una:

Bisso López de Romaña Javier

López De Romaña Jenkins Rocío

Dibós Cillóniz Daniel

Arrieta Portaro Claudio

Cillóniz Florez Emilio

Tagle Arróspide Claudia

La República verificó en los registros de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) que efectivamente dichas personas aparecen como aportantes de dinero a la campaña de Keiko Fujimori en 2011.

El testigo protegido suministró copias de correos electrónicos intercambiados entre José Sam Yuen y Javier Bisso que confirman las coordinaciones para efectuar las falsas aportaciones en beneficio de Keiko Fujimori.

En el caso de la esposa de Javier Bisso, Rocío López de Romaña Jenkins, el testigo precisó que su cónyuge la incluyó como donante fraudulenta sin que ella tuviera conocimiento.

Cuando el Ministerio Público inició la investigación por lavado de activos a Keiko Fujimori y a su partido político, y los empleados de José Sam Yuen comenzaron a ser citados por las autoridades, el testigo protegido indicó que el presidente del Grupo Sam le pidió que dijera a todos que sí fueron aportantes de Keiko Fujimori y que lo hicieron “por miedo al candidato Ollanta Humala”. Lo cierto es que nunca dieron un céntimo.