Boicot a pico y pala del fujiaprismo

Augusto Álvarez Rodrich.
23 Jul. 2019 | 06:32h

En una de las semanas políticas más calientes, y acaso adelantándose a más de una derrota, el fujiaprismo lanzó un boicot a varias decisiones y votaciones aprovechando todas las tensiones.

Esta semana confluyen, en efecto, varios procesos de resultado incierto.

Primero, la elección de la presidencia del Congreso adelantada para el jueves 25 en votación de difícil pronóstico.

Segundo, la votación de los proyectos de reforma política cuyo plazo vence el 25 y que podría implicar –por lo decidido en la comisión de constitución– la disolución del congreso.

Tercero, la tensión social en el sur por Tía María, con el aprovechamiento de un gobernador que busca muertes para su plan político personal con la complicidad de parte de la izquierda.

Cuarto, el mensaje del presidente Martín Vizcarra de este domingo 28, y los rumores de eventuales relevos en el gabinete ministerial poco antes.

Quinto, otros hechos no menos críticos, como la audiencia judicial del miércoles 24 por la casación de Keiko Fujimori; el intento de reincorporar al congreso a su hermano Kenji y a otros dos ‘avengers’; o la presencia en el congreso del fiscal Pedro Chávarry.

El Congreso es el epicentro de la tensión política actual, siendo obvia la intención del fujiaprismo de patear el tablero para que nada cambie, especialmente cuando sabe que, desde agosto, su participación en las comisiones del parlamento, incluyendo la cámara de chantaje naranja que es la comisión de ética, será minoritaria.

El caballo de Troya del embate se llama Janet Sánchez, otra chantajeada de FP que el domingo estuvo en la TV en modo Karina Beteta para ‘denunciar’ que el premier Salvador del Solar la llamó para postergar la votación contra Daniel Salaverry, algo que a ella –como consta en su Twitter– le pareció conveniente, pero que ahora lo ofrece al fujiaprismo para plantear dos mociones absurdas de censura contra el presidente del congreso, y una invitación con trampa al premier al hemiciclo.

Hay un riesgo creciente de que esta semana la política peruana tenga un desenlace malo, aunque lo ‘malo’ puede ser bastante bueno para el fujiaprismo que no para de boicotear a la democracia, a punta de pico y pala, para blindar a todos sus corruptos.