Maritza Espinoza

Maritza Espinoza

Periodista por la UNMSM. Se inició en 1979 como reportera, luego editora de revistas, entrevistadora y columnista. En tv, conductora de reality show y, en radio, un programa de comentarios sobre tv. Ha publicado libro de autoayuda para parejas, y otro, para adolescentes. Videocolumna política y coconduce entrevistas (Entrometidas) en LaMula.pe.

Más columnas

Maritza Espinoza

Puntos más, puntos menos30 Nov 2022 | 8:19 h

Maritza Espinoza

El genio trucho23 Nov 2022 | 7:20 h

Maritza Espinoza

¿Bad Bunny o la economía?16 Nov 2022 | 7:44 h

Maritza Espinoza

La marcha coja09 Nov 2022 | 8:24 h

Cerrón… ¿Qué?

“Porque si Castillo cae, como todo indica que sucederá, Cerrón se habrá quedado sin soga ni cabra y nadie se acordará de él”.

¿Quién sería Vladimir Cerrón sin Pedro Castillo y la increíble serendipia de haber -este- llegado al poder? Su fallida pantomima de pedirle su renuncia a Perú Libre ha sido, sin duda, su suicidio político. Para comenzar, porque ya no podrá presumir de haber sido gobierno, argumento que ha hecho, por ejemplo, que Acción Popular mantenga algún clientelaje político a lo largo de los años.

Segundo, porque por mucho aparre y connivencia que tenga con la derecha (tanto que, a estas alturas, la gente apenas los distingue), siempre será el arrimado al que Renovación o Fuerza Popular podrán usar a su gusto y descartar cuando estorbe.

PUEDES VER: Hildebrandt: “¿Dina Boluarte habrá aceptado reemplazar a Pedro Castillo para cumplir proyecto político de Cerrón?”

Tercero, porque Castillo -por ahora- tiene el poder que da el manejo del presupuesto público y, en este Congreso, donde todo tiene precio, su margen de maniobra es mayor que el de Cerrón y sus últimos 16 fieles (que siempre podrán ser menos).

Cuarto, porque el hecho de que, ante su tibia invitación a renunciar, Castillo lo haya hecho sin parpadear -partido al que se inscribió casi al momento de candidatear- complace al sector de la izquierda que, desde el principio, vio al chupaqueño como el más feo tumor del naciente régimen.

PUEDES VER: Pedido de prisión contra Vladimir Cerrón motivó censura de Senmache, dice secretario general de PL

Y, quinto, porque si Castillo cae, como todo indica que sucederá, Cerrón se habrá quedado sin soga ni cabra y nadie se acordará de él a la semana siguiente más que como un oscuro exgobernador de Junín que alguna vez tuvo sus quince minutos de fama.

Por todo lo dicho, me tinca que eso de pedir al presidente que renuncie y no expulsarlo de cuajo era la carta que Cerrón se guardaba para poder recular tras alguna negociación bajo la mesa, algo que hoy es mucho más difícil que ocurra. Mala jugada.

Dicho sea de paso, la separación con el perulibrismo pudo haber sido, para Castillo, el inicio de un repunte en su cada vez más alicaída imagen. Lástima que, a estas alturas, aparezca cada más enredado en manejos corruptos y respuestas que solo irritan a la ciudadanía. Y eso, para su mala suerte, es algo que ni un milagro podrá revertir.