ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Mundo

Ofertas laborales en Estados Unidos: empresas buscan empleados de manera urgente

Profesores, vendedores, meseros, entre otros, son los empleos que más necesitan ser cubiertos. “Tenemos muchos puestos de trabajo, pero no hay suficientes trabajadores”, resume en un comunicado la Cámara de Comercio estadounidense.

Las ayudas económicas brindadas por el Gobierno de EE. UU. debido a la COVID-19 han debilitado el mercado laboral. Foto: AFP
Las ayudas económicas brindadas por el Gobierno de EE. UU. debido a la COVID-19 han debilitado el mercado laboral. Foto: AFP
Agencia AFP

Vendedores, meseros, profesores, carteros... las ofertas de empleo abundan en Estados Unidos ante la caída del número de trabajadores disponibles desde que comenzó la pandemia, entre jubilaciones, restricciones de inmigración o COVID-19 de larga duración. A los costados de las autopistas, los carteles de “Se necesita personal” cuelgan de las fachadas de los restaurantes y otros negocios.

Pero aunque los empleadores quieren contratar más que antes debido al frenesí de consumo de los estadounidenses tras la pandemia, batallan para lograrlo. Según los datos más recientes disponibles, en junio había más de 10 millones de ofertas de empleo para menos de 6 millones de solicitantes.

“Tenemos muchos puestos de trabajo, pero no hay suficientes trabajadores y esta escasez afecta a todos los sectores”, resume la Cámara de Comercio estadounidense, que representa a las empresas del país, en un comunicado. Numerosas personas dejaron de trabajar en la primavera de 2020, cuando la economía estadounidense sufría de lleno la pandemia, y no volvieron.

“Tendríamos 3,4 millones de personas más en el mercado laboral” si la tasa de participación, de 62,1% en julio, fuese aún de 63,4%, como antes de la pandemia, calculó la organización patronal. Muchos de estos empleados se jubilaron. “La población estadounidense envejece”, indicó a la Agencia AFP Nick Bunker, responsable de investigación económica y especialista del mercado laboral estadounidense para el sitio de búsqueda de empleo Indeed.

Falta inmigración

Los baby boomers ya habían comenzado a abandonar el mercado laboral antes de la COVID-19, pero hubo una “aceleración” de jubilaciones al inicio de la crisis de la pandemia, dice a la AFP Diane Swonk, jefe economista en KPMG. Millones de personas se jubilaron anticipadamente, debido al temor por su salud, y aprovecharon el alza de los precios de las acciones y los bienes inmobiliarios para vender y disfrutar de sus ahorros.

A corto plazo, “somos poco susceptibles” de hallar nuevamente la masa de trabajadores de antes de la pandemia “debido al envejecimiento de la población”, advierte Nick Bunker. Y “no tenemos una migración a un ritmo suficiente para reemplazar a los baby boomers que dejan el mercado laboral”, resalta Swonk. En efecto, las restricciones impuestas por la administración de Donald Trump prácticamente habían reducido a la mitad la inmigración entre 2016 y 2019. Y luego la COVID-19 disminuyó las llegadas de extranjeros, que representaban en 2021 apenas un cuarto de los de 2016.

“Ha repuntado un poco pero aún no a los niveles que conocíamos hace algunos años”, precisó Bunker. Las generosas ayudas del Gobierno en la pandemia también “inflaron las finanzas de algunos trabajadores anteriormente empleados” que “ya no necesitan trabajar”.

COVID-19 de larga duración

Las mujeres también dejaron de trabajar en 2020, debido a que buena parte de las escuelas permanecieron cerradas a veces durante año y medio. Y no todas han reiniciado clases, ante la falta de personal en las guarderías. Diane Swonk también resalta “los efectos de la pandemia misma” en personas que contrajeron el virus, o sufren de COVID de larga duración, “uno de los problemas más subestimados y peor entendidos, que alejan a la gente de la población activa”.

Para afrontar esta falta de trabajadores, hay que buscar mecanismos para que las personas regresen al mercado laboral. Pero también se debe reducir el frenesí de consumo, para que las empresas necesiten menos personal.

Se espera que la escasez de mano de obra continúe, pero que se suavice un poco, ya que la lucha contra la alta inflación supone una ralentización de la economía, y por tanto del empleo.