Europa

Un refugio para animales supervivientes a la guerra en Ucrania se mantiene en medio de los ataques

Algunas de las mascotas que llegaron a este refugio se extraviaron o perdieron a sus dueños en manos del Ejército ruso. Este establecimiento en la capital de Ucrania busca darles un poco del afecto que perdieron.

Un perro duerme entre los escombros del edificio principal de una escuela destruida en Zhytomyr el 11 de marzo. Foto: EFE
Un perro duerme entre los escombros del edificio principal de una escuela destruida en Zhytomyr el 11 de marzo. Foto: EFE
Agencia AFP

En un refugio para animales de la capital de Ucrania, Kiev, la veterinaria Natalia Mazur carga a un gato de 3 años, Murzik, cuya propietaria murió durante la invasión. Este caso es igual al de decenas de otros animales que han ido a parar al mismo lugar, muchos de ellos ya han encontrado un nuevo hogar, pero otros siguen esperando.

Vivía en Bucha, localidad de los alrededores de Kiev, convertida en símbolo de las atrocidades imputadas a las fuerzas rusas durante su ocupación en esta zona cercana a la capital en marzo.

“Su dueña sobrevivió a los bombardeos y a la ocupación, pero murió después, no pudo soportar la situación”, relató la veterinaria, que sostiene al gato de ojos verdes.

Muchos animales domésticos ucranianos han compartido los sufrimientos de sus dueños desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania, el 24 de febrero. Algunos perdieron a sus dueños o sus hogares, o resultaron heridos. Los más afortunados fueron acogidos en refugios, donde esperan hallar nuevos amos.

En el refugio temporal del gato Mazur, hay 19 perros y gatos: algunos son activos o ladran, otros son tranquilos, descansan, como Kai, un perro de 7 años, como indica una pancarta colgada en su caseta.

Llegó el 19 de abril de Borodianka, otra localidad de los alrededores de la capital donde también se cometieron atrocidades. La pancarta indica que Kai recibió un tratamiento antipulgas y que tiene buen apetito.

Los animales rescatados necesitan afecto

“Cuando la guerra empezó, vimos un alza del número de animales abandonados”, dijo Mazur, que dirige el hospital veterinario de Kiev y administra también este refugio, instalado en un pabellón de un centro de exposiciones.

“Con la ayuda de la ciudad y de los voluntarios, hemos decidido organizar este refugio temporal. También intentamos hallarles una nueva familia de acogida”, explicó a la AFP.

Perros y gatos están alojados en secciones diferentes. Los voluntarios se alternan para cuidarlos, alimentarlos o pasearlos.

Desde la apertura a fines de marzo de este refugio, 132 animales han pasado por él, procedentes de la región de Kiev, pero también del este de Ucrania, donde se concentran los combates desde principios de abril. Unos 87 de esos animales han sido adoptados por nuevos dueños.

“Si un animal ha perdido a su dueño y ha sido expuesto a los combates y los bombardeos, necesita ante todo socialización”, explicó la veterinaria.

“Tienen la costumbre de estar con humanos, y por ello necesitan ternura y afecto, que alguien se siente con ellos y les hable”, manifestó.

Desde el inicio de la guerra, los animales domésticos ocupan un primer plano: son numerosas las imágenes de ucranianos que huyen de sus casas llevando consigo a sus gatos o perros.

Las mascotas se han vuelto celebridades

Algunos animales se han convertido en celebridades, como Patron, un Jack Russell que ayuda a las operaciones de desminado en las zonas retomadas por las fuerzas ucranianas.

Patron, que tiene 300.000 abonados en Instagram, recibió incluso una medalla del presidente Volodimir Zelenski en mayo, y una distinción en el último Festival de Cannes en Francia.

En el refugio temporal, los animales son cuidados por voluntarios como Dmitro Popov. Este botanista de 28 años y su mujer no están autorizados a tener un animal en el apartamento que alquilan. Por eso decidieron “venir aquí y ayudar lo máximo posible”, contó.

“Me gustan los perros desde que soy niño. A veces yo mismo creo que soy un perro”, bromeó otro voluntario, Yuri Manko, de 31 años. “No sé qué ocurrirá mañana, pero yo seguiré viniendo aquí”, finalizó.