ESPECIAL LR DATA - Ley de cáncer infantil aún no se ejecuta, faltan especialistas y entrega de subsidios

Muertes por COVID-19 en el mundo caen a su cifra más baja en 2 años, según la OMS

Desde el principio de la pandemia se han contabilizado al menos 470 millones de casos de COVID-19, con más de seis millones de muertes.

Los países que más muertes registraron del 14 al 20 de marzo, 3.600 cada uno, fueron Rusia y Estados Unidos, seguidos de Brasil (2.200), Corea del Sur (2.000) y China (1.900). Foto: AFP
Los países que más muertes registraron del 14 al 20 de marzo, 3.600 cada uno, fueron Rusia y Estados Unidos, seguidos de Brasil (2.200), Corea del Sur (2.000) y China (1.900). Foto: AFP
Agencia EFE

El mundo registró la semana pasada una caída del 23% en el número de muertes por COVID-19 (32.959), lo que supone la cifra más baja desde finales de marzo de 2020, pese a que los contagios globales volvieron a aumentar, según indicó este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde hace dos años, poco después de que la OMS declarara que la COVID-19 se había convertido en una pandemia, solo en otra ocasión (la tercera semana de mayo de 2020) se había estado por debajo de los 33.000 casos globales, con cifras de contagios entonces casi idénticas a las del último informe epidemiológico semanal de la OMS.

PUEDES VER: COVID-19: vacuna de Moderna es segura y eficaz en niños de 6 meses a 5 años, anuncia compañía

En América los fallecimientos cayeron un 42% la semana pasada (8.800), mientras que Europa, África y sur de Asia la bajada fue de casi el 20% (14.000 muertos entre las tres regiones), en Oriente Medio del 38% (1.000 fallecidos) y solo en Asia Oriental hubo un aumento del 5%, hasta casi 7.000 decesos.

Los países que más muertes registraron del 14 al 20 de marzo, 3.600 cada uno, fueron Rusia y Estados Unidos, seguidos de Brasil (2.200), Corea del Sur (2.000) y China (1.900).

En contraste con la bajada en los casos graves y las muertes, los contagios globales por COVID-19 subieron por segunda semana consecutiva y llegaron a 12,3 millones, un 7% más que en los siete días anteriores.

PUEDES VER: COVID-19: niños producen 13 veces más anticuerpos que los adultos, según estudio

Una cifra que la propia OMS estima que en la realidad podría ser mayor, ya que muchos países han reducido en gran medida la realización de los test por la proliferación de casos leves y asintomáticos.

El ascenso en los casos confirmados está ligado a la ola de contagios por la variante ómicron en Asia Oriental y el Pacífico, donde los positivos aumentaron un 21% la semana pasada y superaron los seis millones, mientras que en Europa se registraron 5,2 millones de casos, casi la misma cifra de la semana anterior.

En el resto de regiones sumadas se superó apenas el millón de casos, con descensos del 17% en los contagios registrados en América, del 23% en el sur de Asia, del 41% en Oriente Medio y del 33 % en África.

PUEDES VER: El miedo resurge en Hong Kong

Corea del Sur volvió a ser el país con más casos confirmados (2,8 millones), seguido de Vietnam (1,8 millones), Alemania (1,5 millones), Francia (582.000) y Australia (513.000), país donde los contagios se dispararon un 161%.

Desde el principio de la pandemia se han contabilizado al menos 470 millones de casos de COVID-19, con más de seis millones de muertes.

Un 99,8 % de los casos analizados en laboratorio pertenecen ya a la variante ómicron, que desde su aparición en noviembre de 2021 fue rápidamente imponiéndose a la delta por su mayor capacidad de contagio (en torno a un 70% más de transmisibilidad), aunque los casos asociados tienden a ser menos graves.

PUEDES VER: China confirma muertes por la COVID-19 por primera vez en más de un año

La OMS también señaló en su informe que, de las subvariantes de ómicron, la BA.2 ya se ha convertido en la predominante, pues se ha detectado en casi el 86% de los casos analizados en laboratorio, y tiene especial presencia en la actual ola de contagios en Asia Oriental y el Pacífico.

La entidad afirma, asimismo, que ha detectado diversos casos que combinan la variante delta y la ómicron (denominados por algunos “deltacron”), aunque subraya que se trata de un fenómeno “natural” y que ninguna de las evidencias preliminares sugiere que esté asociado a casos más graves de COVID-19.