Brasil: ministro de Medio Ambiente investigado por tráfico ilegal de madera

Ricardo Salles, ministro de Ambiente, y al menos otras 10 autoridades están implicadas en un esquema de exportación ilegal de madera a Europa y Estados Unidos.

Titular de Ambiente habría favorecido a madereras con flexibilización de normas. Foto: AFP
Titular de Ambiente habría favorecido a madereras con flexibilización de normas. Foto: AFP
Mundo LR

La Policía Federal de Brasil inició este miércoles 19 de mayo una operación en Brasilia, Pará y Sao Paulo con el fin de investigar a varias autoridades implicadas en un esquema de exportación ilegal de madera. El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, está en el centro de las pesquisas.

Junto con Salles, otros 10 altos funcionarios habrían participado en la operación ilegal que buscaba blanquear madera con destino a Europa y Estados Unidos. El presidente del Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama), Eduardo Bim, también figura entre los investigados.

El operativo partió de una decisión del magistrado Alexandre de Moraes, de la Corte Suprema, que determinó la “suspensión inmediata” de los investigados. También dispuso levantar el secreto bancario y fiscal de Salles y Bim.

El Supremo Tribunal Federal (STF) estableció la suspensión de una norma que flexibiliza la exportación de madera y permitía su embarque sin algunos requisitos exigidos por la ley. Esta disposición fue elaborada “a pedido de empresas que tuvieron cargas no licenciadas aprehendidas en Estados Unidos y Europa”, concluyó el STF.

Tal flexibilización “resultó en la regularización de más de 8.000 cargas de madera exportadas ilegalmente entre los años de 2019 y 2020”, citó la Policía. La operación Akuanduba, bautizada con el nombre de una divinidad indígena, se lleva a cabo con la participación de 160 agentes federales y cumple con 35 órdenes de allanamiento y prisión.

Ministro habría interferido en investigaciones

La Policía Federal del estado de Amazonas pidió en abril de 2021 que la Corte Suprema investigue la actuación del ministro Salles. Según indicaron, el titular de Ambiente habría interferido en la fiscalización de madera con presunto origen ilegal.

El entonces superintendente regional de la Policía, Alexandre Saraiva, solicitó investigar al funcionario y otras autoridades en el marco de una operación que encontró 200.000 metros cúbicos de madera (cerca de 65.000 árboles talados) procedente de tala no reportada. Saraiva luego fue separado del cargo.

Cuestionada política ambiental

El último 15 de abril, el presidente Jair Bolsonaro se refirió a su par estadounidense, Joe Biden, durante una cumbre climática, y prometió eliminar la deforestación ilegal hacia el año 2030. El anuncio fue recibido con escepticismo en su país y la comunidad internacional.

El mandatario debilitó las entidades de control de deforestación desde su llegada al poder. La tala en la Amazonía brasileña aumentó un 12% en 2020 respecto del año anterior. El ultraderechista Bolsonaro, férreo defensor de las industrias que impulsan el cambio de uso de suelos, dijo en 2019 que “Brasil no le debe nada al medio ambiente”, tras rechazar la organización de la cumbre ambiental COP 25.

En enero de 2019, líderes de 45 pueblos indígenas denunciaron un proyecto político de “genocidio, etnocidio y ecocidio” impulsado por Bolsonaro. Rechazaron la posibilidad de que los cultivos agrícolas sean autorizados en reservas indígenas, ya que podrían impactar “de forma directa e irreversible” en sus medios de vida, señalaron en una carta.

Con información de EFE.