Aplazar el embarazo por dos años: la sugerencia en Papúa Nueva Guinea por la COVID-19

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

02 Jul 2020 | 20:14 h
La sala de trabajo en una clínica de Papúa Nueva Guinea. Foto: The Guardian
La sala de trabajo en una clínica de Papúa Nueva Guinea. Foto: The Guardian

Los temores al coronavirus han dejado consecuencias graves en Papúa Nueva Guinea, tanto que ya falleció un bebé y una madre quedó ciega.

Papúa Nueva Guinea, un país de Oceanía con poco más de siete millones de habitantes, es uno de los pocos que tiene contenido el nuevo coronavirus e incluso no registra víctimas mortales. Sin embargo, le han sugerido a sus mujeres que no queden encintas.

Glen Mola, profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Papúa Nueva Guinea, aconsejó a las féminas de su nación que retrasen los embarazos hasta por dos años, hasta que pase la pandemia generada por la enfermedad COVID-19, refirió el diario británico The Guardian.

PUEDES VER: A corto plazo monos infectados con coronavirus desarrollaron inmunidad, concluye estudio

Mola, quien es un destacado obstetra en su patria, basó su recomendación en los temores de transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 que han provocado una serie de rechazos en los hospitales. Un hecho que ha dejado al menos un bebé fallecido.

“Las enfermeras han estado enviando a las mujeres embarazadas cuando vienen a clínicas prenatales para controles de embarazo e incluso cuando las mujeres embarazadas han sido derivadas al hospital”, sostuvo.

Inclusive las gestantes se han negado a recibir la atención necesaria por temor a infectarse del virus, que en Papúa Nueva Guinea deja tan solo 11 contagiados, ocho recuperados y tres casos activos.

PUEDES VER: “Quien dio positivo por anticuerpos está protegido”: inmunólogo expone avances ante COVID-19

Empero conocedores de la materia temen que la limitada infraestructura de salud pública del país pueda ser abrumada rápidamente por un brote no controlado.

Una mujer de 20 años perdió a su bebé y quedó ciega después de que le denegaran repetidamente el tratamiento y se alejó del hospital y de las clínicas durante cuatro semanas mientras el país estuvo en cuarentena contra la COVID-19, reveló Mola.

PUEDES VER: “Ni el distanciamiento ni la mascarilla frenan solos la pandemia”: OMS destaca a Italia y España

También fue rechazada luego de colapsar en una clínica prenatal mientras esperaba que la vieran. “Claramente había tenido preeclampsia (complicación del embarazo) durante las cuatro semanas anteriores y ahora tenía complicaciones que causaron daño a los nervios y al cerebro”, dijo.

El médico dijo que “el miedo a la COVID-19 ha causado que esté permanentemente ciega y también la muerte de su bebé”. Sobre su visión, fue enfático también: “Es probable que su ceguera sea permanente”.

Video Recomendado

Lazy loaded component