Mundo

EE. UU. dice tener “pruebas enormes” de que el coronavirus nació en laboratorio

El secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó además que "China tiene un historial de infectar al mundo”. Agregó que se hará “rendir cuentas” a los responsables del actual brote.

La Republica
Mike Pompeo, jefe de Estado de los Estados Unidos. Foto: AFP
Mundo LR

El secretario de los Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció que existe una “enorme” cantidad de pruebas de que la pandemia del nuevo coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan, en China. Dijo también que no es la primera vez que el mundo se ve expuesto a un virus a causa de “fallos en un laboratorio chino”.

Con estas declaraciones para un programa televisivo de ABC News, Pompeo dio respaldo a lo que el presidente Donald Trump afirmó días atrás. El mandatario aseguró también que había “visto” evidencias que lo hacían sentirse seguro sobre el origen del SARS-CoV-2.

No obstante, pese a estas polémicas palabras, ninguno de los dos personajes se ha atrevido a mostrar o a detallar sobre dichas pruebas. Asimismo, Pompeo, quien es un gran crítico del manejo del inicio de la pandemia por parte de China, se negó a decir si consideraba que el virus fue liberado intencionalmente.

“Hay una enorme cantidad de pruebas de que es allí donde comenzó”, se limitó a mencionar.

Pompeo llegó a decir en un momento de la entrevista que “los mejores expertos parecen pensar que (el coronavirus) fue fabricado por el hombre”, una idea que la Dirección Nacional de Inteligencia de EE. UU. (DNI) descartó rotundamente el pasado 30 de abril.

Cuando la entrevistadora le recordó ese punto, Pompeo pareció corregirse al decir que él está “de acuerdo” con ese consenso de la comunidad de inteligencia y no tiene “razones para dudar que sea correcto”.

No obstante, no se retractó al aseverar que sí existe “enorme” evidencia de que el virus se esparció del laboratorio de Wuhan.

“Creo que todo el mundo puede verlo ahora. Recuerden, China tiene un historial de infectar al mundo y administrar laboratorios de baja calidad”, dijo.

De acuerdo con el jefe de la diplomacia, el país asiático trató de minimizar el coronavirus con “un clásico esfuerzo de desinformación comunista, (y) eso creó un enorme riesgo”.

“El presidente Trump es muy claro: haremos rendir cuentas a los responsables y lo haremos cuanto nosotros decidamos”, concluyó.