Hombre tiene en su cuerpo el ADN de persona que le donó su médula ósea

Chris Long se ha convertido en una “quimera”, es decir, una persona que posee dos tipos distintos de ADN en su organismo.

El ADN de Chris Long fue reemplazado en varios casos por el de su donante de médula ósea. Fuente: imagen referencial.
El ADN de Chris Long fue reemplazado en varios casos por el de su donante de médula ósea. Fuente: imagen referencial.
Mundo LR

Un hombre de Reno, Nevada (Estados Unidos) adquirió el ADN de una persona de Alemania que le donó médula ósea para un trasplante.

Chris Long trabaja en el Departamento del Sheriff del condado Washoe, donde una compañera suya le recomendó que se hiciera un análisis de ADN luego del trasplante de médula ósea que recibió debido a su leucemia.

PUEDES VER Nisha, la niña con ictosis abandonada por sus padres: ninguna adversidad pudo con sus sueños

El resultado lo sorprendió: tres meses después de su operación, todo el ADN de su sangre había cambiado. Cuatro años después, muestras tomadas de sus labios y mejillas contenían su ADN y el de su donante, mientras que su semen sólo contenía el de este último. De hecho, las muestras revelaron que sólo su pecho y su cabello no fueron afectados.

“Pensé que era bastante increíble que yo pudiera desaparecer y que alguien más pudiera aparecer”, señaló el hombre al New York Times.

Long es ahora una “quimera”, que es el término que se aplica a una persona que posee dos tipos distintos de ADN en su cuerpo. Esta condición puede presentarse luego de un trasplante de médula ósea o cuando alguien absorbe a su gemelo muerto en el útero.

El quimerismo no suele presentar síntomas y tampoco afecta al comportamiento de la persona que lo adquiere. “Su cerebro y su personalidad permanecen iguales”, indica Andrew Rezvani, del Centro Médico de la Universidad de Stanford.

PUEDES VER Joven con Síndrome de Down hace historia y se corona como reina de belleza en tradicional evento

Este caso, sin embargo, abre interrogantes en el campo de la ciencia forense. Brittney Chilton, criminalista de la Oficina del Sheriff del condado Washoe, afirma que si otra persona respondiese de forma similar a un trasplante y luego cometiese un crimen, podría confundir a los investigadores.

El caso fue presentado en una conferencia internacional de ciencia forense en septiembre, y ha llamado la atención de analistas en todo el mundo.