NYT no publicará más caricaturas políticas

La República
11 Jun 2019 | 21:00 h

Crítica. Carlín, Juan Acevedo y Heduardo opinan ante decisión de uno de los más importantes diarios de EEUU y del mundo.

El diario estadounidense New York Times decidió no publicar más caricaturas a partir del próximo 1 de julio. Esta decisión, que muchos consideran polémica porque está en contra de la libertad de expresión, fue a raíz de que dicho diario, en su edición internacional -en la edición nacional, no lo hace-, difundió en el mes de abril una caricatura en la que se ve al presidente Donald Trump ciego y con kipá, guiado por un perro salchicha que tiene el rostro del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quien lleva la estrella de David como collar.

La caricatura, cuyo autor es el dibujante portugués António Moreira Antunes, recibió un sinfín de críticas por considerarla antisemita, sobre todo en Israel. “Tiene un inconfundible aire a las antiguas caricaturas con las que el régimen nazi estigmatizaba a los judíos”, cita El Tiempo en su portal .

PUEDES VER Gran polémica por acuerdo millonario entre Harvey Weinstein y presuntas víctimas

El NYT ha pedido disculpas en su edición del lunes pasado y admitió: “Fue ofensiva y un error de juicio publicarla”.

“Pedimos nuestras sinceras disculpas”, ha expresado Eileen Murphy, portavoz del periódico. “Es un imaginario siempre peligroso, y en una época en la que el antisemitismo está creciendo en el mundo, es aún más inaceptable”, agregó.

Y como quien ratifica la decisión, según EFE, James Bennett, responsable de la página editorial del rotativo, informó a través del Twitter corporativo del NYT de esta decisión que estuvo “en consideración durante un año”, aseguró que seguirá invirtiendo en “periodismo visual” y agradeció su trabajo a los caricaturistas internacionales Patrick Chappatte y Heng Kim Song.

PUEDES VER Periodista deja Colombia tras reportaje de The New York Times

La decisión de NYT, considerado un gigante de la libertad de expresión en su país -muy crítico del régimen de Trump-, ha desatado una polémica. La República ha recogido la opinión de tres reconocidos dibujantes caricaturistas, como los son Carlos “Carlín” Tovar, Juan Acevedo y Eduardo Rodríguez (Heduardo).

Sus puntos de vista se suman al debate, si el NYT con su decisión atenta contra la libertad de expresión. Una medida que no es solución cuando se comete un error, como parece ser el caso. 

PUEDES VER Trump desmintió envíos de militares hacia Irán

"¿Suprimir la risa?" Carlos Carlin Tovar

Comencemos por admitir que la estrella de David y la kipá, en el dibujo del colega António Moreira Antunes, debieron evitarse. Una cosa es el gobierno del señor Netanyahu y otra es la comunidad judía. Al caricaturista parece habérsele escapado la diferencia. 

Pero suprimir (como ha hecho el NYT) las caricaturas para “evitar estos problemas”, resulta tan sensato como suspender los viajes en avión porque hubo una tragedia aérea, o prohibir los trenes por razones similares. Y ya que estamos en esto, ¿por qué no cerramos también los restaurantes, cuando algún comensal resulta intoxicado, o las clínicas, cuando un paciente es víctima de mala práctica?
Alguien pensará “pero esos son servicios indispensables, en cambio el humor…”. Cuidado con eso. El humor es una actividad que nos hace humanos. Como dijo Bergson, solo los seres humanos reímos. El humor político siempre ha incomodado a los poderosos, y enhorabuena, que para eso estamos. Este lamentable retroceso del gran diario norteamericano es una pésima señal para la libertad de expresión.

PUEDES VER Audios revelan que pilotos revisaron manual y rezaron para salvar avión de Lion Air

Decisión radical Juan Acevedo

Un niño patea la pelota y rompe una luna… Y decide que nunca más jugará fútbol.

Una chica está comiendo un caramelo y se muerde la lengua… Y decide que jamás volverá a comer nada dulce.

Un tipo canta una canción, le sale un gallo… Y decide que no quiere nada de música en toda su vida. 

PUEDES VER Ayuda no la quemó gobierno de Maduro, dice New York Times

NYT publica una caricatura en que Trump-ciego es llevado por su perro-Netanyahu, saltan los fans de este, y… ¡NYT decide que ya no publicará caricaturas!

¿Qué tienen en común esas situaciones? Parten de una situación placentera, algo no sale bien y se toma una decisión tan radical como idiota.

Las tres primeras se me acaban de ocurrir, la cuarta es verdad. Pero, este gran diario no puede ser idiota, digo yo. Alguna amenaza habrá que no sabemos. Por ejemplo, un escándalo sobre sus dueños, o que les cobren una inmensa cantidad de dinero, eso duele rico. ¿Y la libertad de expresión? No creo que desvele al NYT. La tarea de los caricaturistas es imaginarla y dibujarla, y estoy seguro de que se sabrá la verdad.

PUEDES VER Emma Coronel, esposa del 'Chapo' Guzmán, revela la "verdadera" personalidad del narcotraficante

Símbolo de la libertad Heduardo

Lamentable ver al NYT, considerado uno de los íconos de la libertad de expresión, ceder a presiones y eliminar las caricaturas políticas, un género del periodismo y de la libertad de expresión. ¿Qué viene ahora? Supongo que si alguna foto, una columna, etc., es considerada ofensiva, también dichos géneros del periodismo serán eliminados por el NYT, para que no se enoje Donald Trump, el presidente más ofensivo del mundo.

Me permito citar a Vargas Llosa: “La caricatura política y la libertad son hermanas siamesas, no existen la una sin la otra, su suerte está sellada. Para saber cuál es el grado de libertad que existe en un país basta averiguar el estado en que se halla el género; si este prolifera en revistas y periódicos, en libros y en pantallas, con un alto nivel de creatividad –es decir, de crueldad e inconformidad– aquella ha arraigado y se trata de un país con hombres libres. No es casual que en los regímenes autoritarios, este arte haya declinado o se haya extinguido, que sea inconcebible imaginarlo floreciendo a la sombra del Kremlin, de Fidel Castro, de Pinochet, de los generales argentinos, o del ayatolá Jomeini. Así, aunque malvada e injusta, la caricatura política es siempre símbolo viviente de la libertad” (Piedra de Toque, 28/01/1980).