François-Henri Désérable: “Ahora escribo un libro sobre el Che”

Françaois -henri désérable. Escritor francés invitado a la FIL de Lima. Es autor de libros sobre hechos y personajes de la Revolución Francesa y del matemático Évariste Galois.

10 Ago 2018 | 7:30 h

Françaois -henri désérable. Escritor francés invitado a la FIL de Lima. Es autor de libros sobre hechos y personajes de la Revolución Francesa y del matemático Évariste Galois.

El escritor François-Henri Désérable nunca tuvo el sueño de ser escritor. Él quería ser jugador profesional del hockey sobre hielo. Pero sucedió lo que no esperaba y se ha convertido en un celebrado escritor, con el premio de Academia Francesa y se halla en la prestigiosa lista de autores de la editorial Gallimard. Ha publicado Muestra mi cabeza al pueblo, sobre los decapitados de la Revolución Francesa y Évariste, la vida de Évariste Galois, un joven francés, un genio de las matemáticas del siglo XIX que se mandó a matar a los 20 en un duelo por amor.

En el juego de las letras

Cuando François-Henri Désérable era un adolescente, se plantó frente a sus padres y sin más, les confesó el deseo de ser jugador de hockey. Su padre saltó en un pie de contento, pero su madre le puso una condición. “Te dedicas al juego, pero también me estudias”, le dijo.

PUEDES VER Mario Escobar: “Buscamos identificarnos con los héroes de a pie”

François tuvo que elegir en su ciudad Amiens la universidad que estuviera más cerca a un campo de hockey. Allí estudió derecho y se moría de aburrimiento, así que se puso a leer libros de historia y literatura.

“Allí, a los 18 años, recién descubrí el placer de la lectura. Leí de manera compulsiva como quien quiere ponerse al día de lecturas atrasadas. Borges tiene una frase donde dice que hay escritores que vivían orgullosos de los libros que han escrito, pero que él vivía orgulloso de los libros que ha leído. Esa frase también puede ser mía”, dice.

En sus libros fluye el tema de la historia, pero afirma que en cualquier momento podría aparecer el tema de un celular en unos de sus libros.

¿Que le interesó en los decapitados de la Revolución Francesa?

Lo que quise captar es qué piensa y siente un hombre ante la inminencia de la muerte. No fueron pocos los decapitados. Solo en París, en tres meses, rodaron tres mil cabezas.

Entre los decapitados hubo grande hombres. ¿Recuerda cómo se portó alguno de ellos?

Sí, recuerdo el gesto de Antoine-Laurent de Lavoisier, que es el padre de la química moderna. Está considerado como el espíritu más alto del siglo XVIII. Cuando lo llevaban en la carreta hacia la guillotina, iba leyendo un libro. Antes de bajar y subir al cadalso, dijo: “un momento” y colocó un marcador de página para no perder la secuencia de su lectura. Me parece una de las muertes más elegantes de las que escuché hablar.

Cuenta que muchos le han preguntado si va escribir otro libro sobre los decapitados de la “época del terror”.

“Les he dicho que no habrá un tomo dos, basta con la guillotina”, refiere.

El escritor francés cuenta que tenía 15 años cuando leía un libro sobre el teorema de Sophie Germain, una matemática del siglo XVIII. Germain solía hacer anotaciones en las márgenes de los libros. Es así que en el libro del matemático griego Jenofonte, anota: “yo tengo la solución a este problema, pero aquí no tengo espacio suficiente”.

Durante tres siglos y medio nadie pudo resolver ese problema, solo en 1995 pudieron resolverlo, pero quien lo hizo fue en base de las obras de Évariste y por eso que en su honor le pusieron a ese teorema su nombre.

“Esa fue la primera vez que escuché hablar de Évariste Galois”, afirma.

¿Quién era Évariste Galois?

Además de matemático, era un muchacho inconforme, se podría decir revolucionario. Se atrevió de brindar por la muerte del rey en la revolución de las tres gloriosas de Francia, en 1830.

¿Cómo era su genio?

Para resumirlo, su primer profesor de Évariste anotó en su cuaderno que Évariste era dominado por el furor de las matemáticas. Yo creo que Évariste estaba dominado por tres furores: las matemática, la revolucionaria y el amor, porque murió en un duelo por una mujer.

O sea, razón y corazón.

Era hombre completo. Y todo eso solo en 20 años, el único tiempo que le dieron en este planeta. Pasó los últimos 6 meses de su vida en la cárcel antes del duelo.

¿Y ahora qué escribe?

Sobre el Che Guevara. No una biografía, sino he hecho en moto la ruta del Che en Latinoamérica. A través de mi viaje hablaré del Che. Hizo ese viaje por pueblos pobres y allí conoció la desigualdad y asumió una conciencia revolucionaria. Antes de ese viaje, solo era un estudiante de medicina.

Dato

  • François-Henri Désérable nació en Amiens, Francia, en 1987. Ha ganado el premio Amic de la Academia francesa, Premio de la historia de París y Jean d’Heurs de Novela Histórica.

Te puede interesar