Sobrevivientes de COVID-19 podrían sufrir pérdida de tejido cerebral, según estudio preliminar

Ciencia LR

Un médico prepara a una paciente para someterse a una resonancia magnética. Se siguen estudiando los daños que ocasiona la COVID-19 en el cerebro. Foto: NCI / Unsplash
Un médico prepara a una paciente para someterse a una resonancia magnética. Se siguen estudiando los daños que ocasiona la COVID-19 en el cerebro. Foto: NCI / Unsplash

Los científicos van comprobando cada vez más los estragos neurológicos del coronavirus en los seis meses posteriores a la infección, las llamadas secuelas a largo plazo.

Publicidad

Un numeroso conjunto de investigadores provenientes de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el Imperial College London, apoyándose en datos científicos del UK Biobank —estudio que se enfoca en la predisposición genética y la exposición ambiental al desarrollo de la enfermedad—, han publicado un artículo preliminar donde sugieren que los sobrevivientes de COVID-19 pueden sufrir pérdida de tejido en el cerebro.

El estudio, aún no revisado por pares, está subido a la plataforma de medrxiv.org.

Los expertos llegaron a sostener esta idea mediante un análisis comparativo entre 394 personas que padecieron la COVID-19, en cuyo caso fueron invitadas a someterse a exploraciones de seguimiento, y 388 voluntarios sanos.

En total, el UK Biobank había escaneado más de 40.000 participantes antes del inicio de la pandemia, lo que permitió “volver a invitar en 2021 a cientos de participantes previamente fotografiados para una segunda visita de imágenes”.

Basados en observaciones sobre los pacientes recuperados del SARS-CoV-2, el equipo de especialistas identificó pérdidas de tejido cerebral específicamente en las zonas corticales límbicas, asociadas a áreas que abogan por un buen funcionamiento del olfato y el gusto.

Otro estudio publicado en la revista Lancet Psychiatry había informado, tras tomar en cuenta a 236.379 pacientes, la evidente “morbilidad neurológica y psiquiátrica sustancial en los seis meses posteriores a la infección por COVID-19″.

En otras palabras, los firmantes de dicho artículo advirtieron que contagiarse de coronavirus y desarrollar una enfermedad grave provoca complicaciones como accidentes cerebrovasculares y demencia en secuelas a largo plazo.

“Existe una necesidad fundamental de obtener más información sobre los efectos cerebrales de la enfermedad, incluso en su forma más leve”, se mencionó en el estudio actual.

Según escribió la agencia Reuters, con sede en el Reino Unido, “se necesita más investigación para determinar si los sobrevivientes de COVID-19 tendrán problemas a largo plazo con su capacidad para recordar eventos que evocan emociones”.

“Tampoco saben aún si la pérdida de materia gris se debe a la propagación del virus al cerebro o a algún otro efecto de la enfermedad”, añadió Reuters.