AHORA - Ética aprueba denuncia contra congresista de AP que intentó sobornar a periodista de La República

NASA envía calamares bebés a la Estación Espacial para experimentos

Estas especies poseen sistemas inmunológicos similares a los humanos, lo cual permite estudiar el impacto de los vuelos espaciales a largo plazo en los astronautas.

El experimento podría ayudar a desarrollar técnicas para proteger la salud de los astronautas. Foto: AFP
El experimento podría ayudar a desarrollar técnicas para proteger la salud de los astronautas. Foto: AFP
Agencia AFP

Un cohete de SpaceX despegó el jueves hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) con lo necesario a bordo para llevar a cabo una serie de experimentos científicos, incluidos habitantes sorprendentes: calamares bebés.

La nave, cuyos servicios son contratados por la NASA, se lanzó desde Florida y la cápsula Dragon se desprendió del cohete Falcon 9 aproximadamente 12 minutos después del despegue.

El sábado debe acoplarse a la ISS. En su interior viajan ejemplares jóvenes de una especie de calamar (Euprymna scolopes), que servirán para estudiar el efecto de la ingravidez en las interacciones entre bacterias y sus hospedadores.

A bordo de la ISS, algunos de los calamares serán expuestos a bacterias. Los otros se mantendrán intactos. Después de 12 horas, todos serán congelados hasta que regresen a la Tierra, donde serán estudiados.

“Los animales, incluidos los humanos, dependen de los microbios para mantener saludables sus sistemas digestivo e inmunológico”, dijo Jamie Foster, responsable principal del experimento, citado en un comunicado. “Todavía no entendemos completamente cómo los vuelos espaciales alteran estas interacciones”, agregó.

Por tanto, el experimento podría ayudar en el futuro a desarrollar técnicas para proteger la salud de los astronautas que participan en misiones a largo plazo en el espacio.

A bordo del cohete de SpaceX también viajan tardígrados, conocidos como osos de agua, unos organismos microscópicos conocidos por su resistencia. Los científicos quieren estudiar cómo se adaptan en el espacio.

Además, incluyeron algodón, un ecógrafo portátil y otros implementos. En total, la misión de reabastecimiento llevó más de 3.000 kg de carga científica.