EN VIVO - Últimas noticias sobre el derrame de petróleo de Repsol

Los enigmas de la inmunidad: ¿en verdad es difícil reinfectarse de COVID-19?

Hace poco, los científicos averiguaron que los jóvenes entre 18 y 20 años pueden volverse a contagiar de COVID-19, pero, ¿bajo qué circunstancias y con qué frecuencia?

Las personas pueden volver a contagiarse de coronavirus, pero, ¿hasta qué punto hay riesgo? Foto: Imago-Images / Photothek
Las personas pueden volver a contagiarse de coronavirus, pero, ¿hasta qué punto hay riesgo? Foto: Imago-Images / Photothek
Ciencia LR

El síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) produce en el cuerpo humano la proliferación de anticuerpos que protegen al organismo de la infección, pero aún no se establece un patrón diferenciado de hasta qué punto esas mismas personas podrían enfrentar un segundo contagio. ¿Los cuestionamientos sobre aquel proceso alcanzarán respuestas fiables? ¿Serán estas necesarias o se abrirán otras prioridades en el transcurso de la pandemia?

En un artículo subido al medio The Conversation, Miguel Ángel Jiménez Clavero, virólogo y profesor de Investigación en el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), en España, se enfocó en analizar la respuesta inmunitaria del cuerpo humano en el caso de reinfección por coronavirus, así como su relevancia a fin de tener un arma más ante la pandemia.

Como un primer tema en discusión, Jiménez mencionó las dudas que existen acerca del periodo promedio de anticuerpos generados pos-COVID-19 y, por otro ángulo, si en verdad la inmunidad es eficaz. “¿No se estará dando un sesgo tipo cherry-picking?”, escribe.

El cherry-picking —significa literalmente recolectar cerezas en español—, o falacia de evidencia incompleta, se refiere a citar casos individuales como una verdad confirmada sin tomar en cuenta otros factores que puedan desmentirlos. Un ejemplo simple sería imaginar que si un individuo se reinfecta de coronavirus, entonces todos pasaremos por esa experiencia, lo cual califica como una idea facilista.

Luego, el autor del artículo cita un estudio publicado en la revista The New England of Journal Medicine, el 11 de febrero de 2021, en donde los firmantes se centran en los anticuerpos humorales IgC, cuyas características protectoras predominan en el organismo. Esa proteína se especializa en repeler la invasión de bacterias, hongos y virus.

Dentro del estudio descrito en el párrafo anterior, participaron 12.541 trabajadores de la salud (Oxford, Reino Unido). A ellos se les practicó una prueba PCR (prueba de diagnóstico que detecta fragmentos de material genético de un patógeno) cada dos semanas y test de anticuerpos cada dos meses, entre abril y noviembre de 2020.

“Alrededor del 90% de los sanitarios estudiados (11.364) resultaron seronegativos, mientras que aproximadamente un 10% (1.177) presentaron IgG frente a la S (una proteína) del SARS-CoV-2 en muestras serológicas”, contó el virólogo.

Jiménez Clavero expuso las siguientes conclusiones apoyándose en el documento subido a The New England of Journal Medicine:

  • Tener IgC nos protege de la COVID-19 durante seis meses.
  • Hay protección incluso con límites bajos de anticuerpos.
  • El fenómeno de reinfección es poco frecuente, porque solo se ha encontrado un caso, además de ser asintomático.

Para el experto, el estudio es sólido, pese a los sesgos del universo seleccionado por los investigadores. “Es razonable pensar que las vacunas producirán una respuesta protectora al menos tan eficaz como la propia infección natural”, agrega.

Si bien rara vez el segundo contagio se declara, los que ya sufrieron los estragos sanitarios de la COVID-19 no deberían confiarse ni actuar como si estuviesen libres para siempre de cualquier variante, y menos aún cuando siguen brotando alrededor del planeta.