Levantar pesas con un brazo también favorece el desarrollo muscular del otro, afirma estudio

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

25 Oct 2020 | 18:53 h
Al levantar una pesa con un brazo, se puede prevenir el riesgo de lesión en el otro | Foto: ABC blogs
Al levantar una pesa con un brazo, se puede prevenir el riesgo de lesión en el otro | Foto: ABC blogs

El hallazgo podrá servir de apoyo para el tratamiento gradual de personas que han sufrido la parálisis de una extremidad superior o derrame cerebral.

Un conjunto de investigadores de la Universidad las Américas, la Universidad Finis Terrae —ambas en Chile—, el Instituto de Investigaciones Biomédicas de las Fuerzas Armadas de Francia y la Universidad Edith Cowan (Australia) realizó una muestra experimental y determinó que el régimen de entrenamiento físico de un brazo, durante un mes, afecta positivamente la evolución muscular del otro.

El estudio fue subido a la versión en línea de la revista especializada Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports.

Los resultados se evidencian especialmente cuando los ejercicios son de naturaleza excéntrica. Por ejemplo, los que se practican manteniendo estirados los bíceps ante el peso de una mancuerna. Lo opuesto son los movimientos concéntricos, aquellos que acortan los músculos y aproximan las fibras al cuerpo.

Las contracciones excéntricas de los bíceps aumentan la fuerza física | Foto: Power Explosive

El equipo de científicos invitó a 30 participantes sanos —18 hombres y 12 mujeres— para verificar si el ejercicio excéntrico en un brazo estaría relacionado al fortalecimiento cruzado del otro. Los participantes del experimento tenían entre 18 y 34 años; ellos debían permanecer un mes entero con una extremidad superior en cabestrillo (ocho horas diarias), como si estuviesen lesionados.

Los dividieron en tres grupos con el objetivo de calcular posibles variantes: 10 personas harían ejercicios concéntricos y excéntricos tres veces por semana; otras 10 realizarían solo rutinas excéntricas; y el tercio restante no se ejercitaría, solo viviría con la supuesta inmovilización de una extremidad. Al finalizar, observaron los cambios en los bíceps de los involucrados.

Ken Kazunori, coautor del estudio e investigador médico, informó que la transferencia cruzada de trabajo entre ambos brazos fue “muy poderosa” en los que practicaron ejercicio excéntrico. Prueba de ello es que solo perdieron el 2% de masa muscular en el brazo inmóvil.

A la izquierda, tipos de contracciones; a la derecha, un ejemplo de atrofia muscular por inmovilidad | Foto: Composición LR / ADAM Health Solutions / Fisiocampus

En contraste, según Kazunori, los que no cumplieron con el régimen redujeron en 28% el volumen de sus músculos. Aún faltan observaciones complementarias para responder cómo se evita el ablandamiento de las fibras. Los científicos sugieren, por ahora, que el cerebro envía una especie de señal a la extremidad no ejercitada y los músculos comprometidos no se atrofian.

Es probable, a su vez, que la red de contracciones musculares llegue a modificar indirectamente la actividad de los bíceps contralaterales (al lado opuesto). Los expertos en medicina también se preguntan si este efecto se produce en las piernas.

Esta investigación conjunta entre distintas instituciones apunta a ayudar a aquellas personas que sufrieron un derrame cerebral (apoplejia) o viven con una condición especial de psicomotricidad.

“Al comenzar la rehabilitación y el ejercicio en la extremidad ilesa de inmediato, podemos prevenir el daño muscular inducido por el ejercicio en la otra extremidad y también desarrollar fuerza sin moverla en absoluto”, precisó Nosaka.

Asimismo, en el resumen exhaustivo del artículo, concluyeron: “El entrenamiento de fuerza solo excéntrico (fuerza y elasticidad) del brazo contralateral fue más efectivo para contrarrestar los efectos negativos de la inmovilización que el entrenamiento concéntrico excéntrico (estiramiento y contracción)”.

Investigación, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component