La insólita “última cena” de un hombre condenado a muerte

En Estados Unidos, donde se aplica la pena de muerte para los crímenes más inescrupulosos, el último pedido de un sentenciado ha llamado la atención.

27 Sep 2017 | 7:57 h

La condena a muerte en Estados Unidos es aprobada en varias localidades para los casos más inescrupulosos. Pese a la drástica condena, la mayoría de los estados permite al sentenciado elegir una última comida antes de la ejecución.

Uno de lo pedidos más insólitos ha sido el de Keith Tharpe, de 59 años, quien asesinó a su cuñada en una carretera del condado de Jones, un mes después que lo dejará su esposa, a quien luego secuestró y violó.  

PUEDES VER Pakistán: hombre fue sentenciado a muerte por unos mensajes de WhatsApp

Tharpe, que fue ejecutado el último martes en el estado de Georgia, pidió como “última cenaun suculento banquete: tres pechugas de pollo picantes, un sándwich de carne asada con salsa, un sándwich de pescado, aros de cebolla, ‘tater tots’, pie de manzana y un batido de vainilla.

El exagerado pedido ha llamado la atención a las autoridades del Departamento Penitenciario y lo han considerado como uno de los deseos más extraños, por ser alto en calorías.

Otro extraño caso es del delincuente conocido como “el payaso asesino”, John Wayne Gacy, quien mató y abusó sexualmente de 33 hombres entre 1972 y 1978. Este fue condenado a muerte y su pedido fue pollo frito Kentucky, papas fritas y un batido de chocolate con fresas.

En Texas, donde también se aplica la pena de muerte, la “tradición” se eliminó luego que un sentenciado pidiera dos filetes de pollo fritos, una hamburguesa de queso con triple porción de tocino, un omelette de queso, un pote grande de okra frita, tres fajitas, una porción de helado “Blue Bell”, la mitad de un pan de molde blanco y un asado de carne; lo cual fue considerado como una “burla” para el senador John Whitmire, en 2011.

Te puede interesar