Julián Barra: empresario reafirma que fue extorsionado por Alejandra Aramayo [VIDEO]

Entrevista a Julián Barra Catacora. Ex director ejecutivo del Proyecto Especial Binacional Lago Titicaca (PELT), quien denunció a Jorge y Alejandra Aramayo por chantaje y extorsión.

Denuncia. Julián Barra detalló cómo operaba la extorsión desde la actividad periodística de Jorge y Alejandra Aramayo

Denuncia. Julián Barra detalló cómo operaba la extorsión desde la actividad periodística de Jorge y Alejandra Aramayo.

Zenaida Condori

Hace 16 años, Julián Barra Catacora, ex director del PELT, denunció a Jorge Aramayo y Alejandra Aramayo por chantaje y extorsión, cuando trabajaban en América Televisión. El proceso duró 15 años, pero los periodistas se salvaron de ser sentenciados porque el caso prescribió.

Usted ha sido uno de los pocos que se han enfrentado a Jorge Aramayo y Alejandra Aramayo.

Sí pues. Me he enfrentado judicialmente. También se enfrentaron el Ing. Freddy Aza Morales y el doctor Alfonzo Ureta Yapuchura. Ante eso, el Fiscal de la Nación ordenó la apertura de una investigación.

PUEDES VER: Exfuncionario público revela detalles de la extorsión de la congresista fujimorista Aramayo

¿Cómo empezó esto? ¿Cómo conoció a los Aramayo?

Ellos eran periodistas. Tenían un medio local, una señal poderosa, representando a un canal de Lima (América TV).

¿Cuándo fue la primera vez que ellos lo contactaron?

Ellos se presentaron para preguntar por las novedades, y de acuerdo a temas específicos iban a hablar con los encargados de los proyectos. En realidad no pasaba nada hasta que fueron a pedir pagos por servicios que no hacían.

¿El anterior jefe del PELT ya tenía un contrato con los Aramayo por temas de publicidad y les pagaban mensualmente?

Mire, la única información que recibí era que les pagaban por servicio de spot, publicidad y publirreportaje.

¿Cuánto le pagaban?

En realidad, entre 20 y 15 mil soles mensuales. Ahí se sumaban todas las direcciones y actividades que manejaba el PELT. Digamos, una irrigación, programas pecuarios, agrícolas. Yo consideré, con el jefe de Imagen Institucional, que se debía hacer una cosa más controlada. Nosotros no teníamos presupuesto para Imagen.

Cuando usted llega al cargo, ¿suspende esos pagos?

No al 100 %. Limito, ordeno, que todo sea organizado.

¿Y qué paso?

En una oportunidad Alejandra Aramayo me pide una entrevista. Ahí me informa que hay una factura pendiente de pago de mil 700 soles. Y yo dije ¿Cómo puede haber una factura pendiente? Y encima que me vengan a pedir a mí. Agarré el teléfono y le dije por interno al jefe de Imagen sobre la factura, y él comunica que nadie solicitó el servicio y tampoco se realizó.

¿Por eso no le pagó? ¿Porque nunca se dio el servicio?

Yo le pedí al jefe de Imagen que por escrito me manifieste que nunca hubo contrato ni servicio, y así lo hizo. Hay un manuscrito. Entonces, ¿cómo voy a ordenar un pago por un servicio que no se ha hecho? Yo le dije a Alejandra, y como tiene un ego supercolosal, me dice: “Ah! Así es, entonces devuélvame el contrato”. Yo le dije: “Momentito, este documento pasó por mesa de partes y le pertenece a la institución. Ese fue el inicio.

¿Qué pasó? ¿Lo amenazó?

En ese momento mostró unos documentos que dijo que se referían a la calidad de las conservas de trucha del proyecto especial Titicaca, donde ayudaban a todos los productores a que su producto se conserve en el método más barato, sencillo y de alto tiempo de preservación en el enlatado.

¿Ahí es cuando le dice que las conservas estaban contaminadas?

Ahí me dijo pues. Todo eso está detallado en el proceso.

Eso parecía una amenaza

Lo que ella me dijo es que si no pagaba, me atuviera a las consecuencias. Yo le dije: “en un principio estás hablando con un profesional, soy ingeniero pesquero y una conserva no puede estar contaminada porque se notaría inmediatamente”. No tuve ningún temor de decirle. Y el domingo siguiente saca un titular terrible en su noticiero “puñenos comen excremento”.

Eso es fuerte.

Lógico.

¿Y qué hizo usted?

Yo los denuncié por chantaje y extorsión. Ese proceso duró 15 años. Recién ha terminado el año pasado. A los 10 años prescribió para estos señores periodistas y continuó los cinco años para el funcionario que les dio tantas gollerías (contratos, pagos y trabajos a familiares). Es curioso porque para el ex funcionario continuó y para los periodistas no . Eso tiene que investigarse. Cuando termina lógicamente lo sentencian al funcionario. De manera que quedó sentenciado el que dio, y el que recibió, libre.

Es cierto que el esposo de Aramayo trabajaba en el PELT?

Claro, estaba trabajando. Esa es una de las gollerías que le dieron. Yo lo saqué. Cuando reasumió Bermejo, lo volvieron a contratar. Con eso mostraron al resto de periodistas el poder que tenían.

¿Por qué su juicio no prosperó?

Yo he hecho denuncias al juez de primera instancia, al juez penal durante dos años, ante el OCMA y el Consejo de Magistratura. Alejandra fue declarada reo contumaz. No se presentaba a las citaciones y así hizo pasar el tiempo. Cuando con quejas y reclamos vino la fase oral, los vocales quebraron cinco audiencias.

¿Los Aramayo tenían influencias en el Poder Judicial?

Absoluta. Ellos quisieron destituir a un magistrado.

Cuando se le consultó a Alejandra Aramayo sobre el tema, ella dijo que las responsabilidades son personales, como diciendo que el responsable es su padre y no ella.

Eso dirá como medio de defensa. No sé cómo haya sido cada caso, pero en el mío, ella se presentó con su camarógrafo y fue directamente al grano.

Y qué piensa del proyecto de ley que presentó que busca sacar a los periodistas corruptos de los medios de comunicación.

Yo diría como dicen mis abuelos, el demonio pregonando virtudes. Es decir, la vaca se ha olvidado de que fue ternera. En una etapa en la que hacían dinero de la forma más negativa y rechazada con la noble profesión del periodismo.

Síguenos en Facebook