Pensamientos infantiles

Mirko Lauer

Hay indicios de que este Niño no es como los otros. El apellido Costero indica que no procede de las habituales ondas oceánicas ecuatoriales llamadas Kelvin. Estas son la horrible mancha roja que aparece en los mapas apuntando contra la costa peruana. Costero en cambio indica que el fenómeno existe como una masa de agua caliente con agenda propia, digamos  .

La agenda incluiría la capacidad de pasar a global, de durar más que los Niños habituales, de ya no depender de Kelvin sino del puro y duro calentamiento global. La idea de una globalización de El Niño, cuyo escenario ya es de por sí una parte grande del planeta, existía. Pero hoy los especialistas están mirando hacia Ecuador y Perú con especial atención.

Las hipótesis se están multiplicando. The Weather Channel propone que El Niño 2016 fue tan fuerte que ha dejado suficiente agua calentada como para este nuevo fenómeno, y un Niño acelerado para el 2017 de yapa. El experto Paul Roundy invita observar lo que está pasando con la temperatura de la atmósfera en torno del Océano Pacífico.

Para el Perú ninguna de estas noticias o especulaciones es buena. La modificación del ritmo de los Niños, que en verdad nunca fue muy exacto, puede empezar a ser leída como una situación de crisis permanente. Así, podemos tener crisis de sorpresiva inundación en diversos grados, crisis de reconstrucción, crisis de recuperación.

Retrospectivamente, podemos añadirle a la serie una crisis de previsión. No es la hora de los reproches fundados, pero va a llegar. Pero ya se sabe que los presupuestos y planes de previsión casi no fueron ejecutados. No hubiera impedido el drama de este año, pero podría haberlo reducido en muchas localidades. Ya nos contarán los alcaldes y los gerentes municipales.

Para quienes gustan de ver el vaso medio lleno, de aquí puede salir una infraestructura más moderna y adecuada en las zonas afectadas, y en las de riesgo. El Ing. Julio Kuroiwa nos ha recordado que hay un mapa de zonas de peligro en el país que pocos se han tomado la molestia de leer. Vaticina un decenio más de lluvias y sequías.

Pero si alguien no ha sido escuchado sobre estos temas, son los científicos. En temas de catástrofes, preferimos compadecernos de las víctimas, que ayudar a los que están en peligro.

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Erika Palacios
Me parezco a mi mamá
Domingo, 30 de Abril de 2017
Maritza Espinoza
La ley delivery
Domingo, 30 de Abril de 2017
columnista invitado
Reconstrucción política
Domingo, 30 de Abril de 2017
Pedro Salinas
Carlos Torres y Torres Lara
Domingo, 30 de Abril de 2017
Mirko Lauer
Basombrío
Domingo, 30 de Abril de 2017
Golpe al TC
Domingo, 30 de Abril de 2017