Universitario vs. Binacional - sigue aquí el partido de la Liga 1
Sociedad

¿Dónde están los 4 millones de mayores de 40 años sin vacuna?

Vulnerables. El 44% de este total de personas con una sola dosis o ninguna están en Lima, La Libertad, Puno y Piura. Minsa busca cerrar brechas para proteger a población adulta. En regiones señalan que faltan vacunas y hay temor en la gente.

Los buscan. Las brigadas se movilizan en mototaxis y a pie para llegar a partes altas de SJL. Antonio Melgarejo / La República
Los buscan. Las brigadas se movilizan en mototaxis y a pie para llegar a partes altas de SJL. Antonio Melgarejo / La República
Ángela  Valdivia

De acuerdo con los datos abiertos del Ministerio de Salud (Minsa), hasta el viernes 24 había un total de 4.056.142 personas mayores de 40 años que no habían sido vacunadas contra la COVID-19 o que tenían una sola dosis aplicada. De ese total, un 44% está distribuido en cuatro regiones: Lima, La Libertad, Puno y Piura. El otro 56%, en el resto del país.

El titular del Minsa, Hernando Cevallos, señaló que hay distintas razones por las que la población no acude a vacunarse. “Algunas tienen que ver con un tema de tomar consciencia de lo que significa estar protegido con la vacuna”. Agregó que es responsabilidad del Minsa llegar con mensajes claros, sobre todo a zonas remotas, donde existen costumbres, prejuicios y temores hacia la vacuna.

Sin embargo, consideró que, además del mensaje, “hay que llegar a la población”. Por ello, el sector ha implementado estrategias que apuntan a buscar a las personas que no salen de sus casas por no tener medios para el transporte o porque trabajan todo el día.

Continúa el proceso de vacunación para mayores de 27 años. Foto: La República.

Cevallos sostiene que estas estrategias se han priorizado en regiones donde existe un mayor atraso en la vacunación de ciudadanos vulnerables. Añade que se han dispuesto recursos para las brigadas, el pago de horas extras, así como el envío de vacunas, por lo que la responsabilidad también recae sobre la sociedad civil organizada, además de los gobiernos locales.

Puno y Piura

Según el exjefe de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Puno Walter Oporto, la región tendría a un 64% de su población de 40 años a más sin vacunar o con una dosis (ver infografía) porque, para empezar, siempre ha existido desconfianza hacia los servicios sanitarios.

Infografía - La República

Infografía - La República

Asimismo, los ciudadanos no consideran que necesiten vacunarse, debido a que Puno “fue la región menos golpeada”. Además, alega que en el Gobierno anterior habría habido una “equivocada política de distribución de vacunas”.

Oporto dice que mientras fue jefe de la Diresa se le negaron las dosis con el argumento de que alteraron el cronograma de inmunización, lo cual niega.

El médico señala que así se perdieron días que fueron importantes; sin embargo, ahora ya no existe ese problema, por lo que se deben encontrar otras explicaciones al retraso.

En esa línea, el viceministro de Salud Pública, Gustavo Rosell, comentó a La República que están viendo “región por región” y que se ha ido a cada una con un equipo, pues las problemáticas son distintas. “El problema que tiene Ucayali no es igual al que tiene Puno. Yo, personalmente, he estado en Puno, donde en un inicio había mucha renuencia a vacunarse”.

El funcionario agrega que también se trabaja en una estrategia para la vacunación de las comunidades universitarias.

En tanto, el jefe de la Diresa Piura, José Nizama, indica que en el grupo de 80 años a más, casi el 80% ya cuenta con dos dosis y que el problema es entre los que tienen 40 y 60 años. “La población que hasta ahora no ha recibido vacuna es de la sierra y tenemos dos provincias que no han accedido a ella: Huancabamba y Ayabaca”.

Nizama sostiene que el principal motivo es la accesibilidad, pues se trata de poblaciones muy espaciadas; también está de por medio la falta de aceptación de la vacuna y la organización del proceso en estos sectores. Y agregó que no cuentan con suficientes dosis.

Explicó que para intervenir en estas zonas de manera masiva necesitan más dosis porque se viaja por varios días y se vacuna a todos. En caso de no contar con más lotes, entonces las brechas continuarán, aseguró.

¿Qué falta hacer?

La licenciada María Ana Mendoza, exdirectora del Programa Nacional de Inmunización del Minsa, considera que para llegar a los mayores de 40 años se deben acercar las vacunas a sus centros laborales: abrir todos los establecimientos de salud necesarios tras realizar un “mapeado”para facilitarle la inmunización a la población.

Otro tema a tener en cuenta, asegura, es el movimiento antivacuna. Mendoza manifiesta que no se realiza una difusión comunicacional que demuestre las bondades y beneficios de la protección del fármaco.

Este mensaje, añade, debe ir dirigido a los jóvenes que trabajan por medio de las redes o aplicaciones que usan hoy en día. “Debe haber estrategias que puedan llegar de una manera simple y práctica. Ser muy directos con ellos”.

Minsa inaugura nueva herramienta: Vacuna Móvil

Como parte de la estrategia “Vacúnate ya”, el ministro Cevallos inauguró en San Juan de Lurigancho una nueva herramienta para alcanzar a más personas: el Vacuna Móvil, mototaxis que llevan a las brigadas de inmunización hasta zonas altas de los cerros que rodean Lima.

El viceministro Rosell dijo que en octubre llegarían 14 millones de dosis. Hasta ahora se sabe la fecha de llegada de 6 millones de dosis de Pfizer. Cada semana arribará un lote de un poco más de un millón. Los 8 millones restantes, que son de Sinopharm, aún están en conversación para saber cuándo llegan.

Ayer llegó el primer lote de 160 mil vacunas del trato bilateral con AstraZeneca. Existe un contrato por 14.040.000 dosis. En octubre llegarían 1,9 millones también como parte del trato directo con el laboratorio británico.

Infografía - La República