Debate municipal - ¿A qué hora y dónde ver la contienda entre candidatos?
Política

Patricia Paniagua: “Sin reforma política caeríamos otra vez en elegir lo contaminado”

Entrevista a la politóloga, quien sostiene que un adelanto de elecciones debe estar acompañado de una reforma política previa. “Si algo se ha sufrido por Ejecutivo y Legislativo es la degradación de las instituciones”, señala.

Análisis. Hija del recordado expresidente Valentín Paniagua propone reforma imprescindible. Foto: difusión
Análisis. Hija del recordado expresidente Valentín Paniagua propone reforma imprescindible. Foto: difusión
Carlos Páucar

–En la sociedad civil muchos apoyan adelantar los comicios, pero el Congreso no quiere o lo acepta de la boca para afuera. ¿Lo observa así?

–Sí, en realidad existe un sector importante de la sociedad civil y la ciudadanía que considera que el adelanto de elecciones es una necesidad para darle gobernabilidad al país ante la crisis sostenida, sin embargo en el Congreso hay una resistencia, mayoritaria, y que responde aparentemente a la idea de permanecer, incluso en el hipotético caso de que el presidente sufriera una vacancia. En mi opinión, un adelanto de elecciones debe ir acompañado de una reforma política previa, en la que debe haber un acuerdo sobre hacer cambios, porque, si no, vamos a terminar eligiendo con las mismas reglas con las que hemos llegado a esta situación crítica.

–¿No bastan las elecciones anticipadas?

–No, debe venir acompañado de una reforma política que, por lo menos, garantice que quienes ingresen sean personas realmente comprometidas con la política como vocación de servicio, que tengan una hoja de vida que garantice que antes de ejercer el cargo público han tenido una conducta intachable y que personas sentenciadas o con procesos abiertos o con un cuestionamiento vinculado a la función pública debieran estar excluidos de participar, porque si no, el resultado puede ser una representación que nazca viciada, que es lo que nos está pasando de manera sucesiva.

–Pero los que deben hacer esas reformas están en el Congreso, ¿no es un círculo vicioso?

–Es una espiral. Por eso creo que la sociedad civil y la ciudadanía juegan un factor totalmente preponderante. Debe haber una solución dialogada, consensuada, con la sociedad civil y ciudadanía ejerciendo presión a la clase política.

–No se ve fuerte al movimiento social, no hay liderazgos.

–Es cierto eso de que la calle no prende, como se dice. Pero hay que entender que hay una situación de hastío totalmente válida, de decepción, de desafección por la política, de decir ‘se van ellos y vienen otros iguales’, o ‘¿qué vendrá después?’. Hay que entender que salimos de la pandemia y estamos en medio de una crisis económica que se empieza a sentir. La crisis alimentaria está por hacer su aparición más crítica en el bolsillo de la gente. El contexto internacional también genera tensiones que repercuten en la economía. Y encima está la clase política actual, incapaz de mirar de manera madura, seria, y creo se da perfecta cuenta de que es el problema y está negada a ser parte de la solución.

Pese al pedido popular "en el Congreso hay una resistencia, mayoritaria, y que responde aparentemente a la idea de permanecer", sostiene Paniagua. Foto: difusión

–¿Sin ese tipo de oposición, quizás Castillo no seguiría en la presidencia con lo ya visto?

–Sí, todas esas intentonas reiteradas, incluso desde que fue electo, intentaron sabotear lo que iba a ser su gobierno, todo eso ha generado en la población un desgaste. Lo cierto es que Gobierno y Congreso muestran poco interés por lo que realmente la ciudadanía necesita. Hay un Congreso antiderechos, que no entiende que el poder se lo ha dado la ciudadanía para la búsqueda del bien común, que está malentendiendo la lógica del poder y creen que tienen carta blanca para pasar de delante de todos, ya hemos visto su pretensión de interferir órganos electorales, la contrarreforma educativa, la contrarreforma del transporte... Si algo se ha sufrido por Ejecutivo y Legislativo es la degradación de las instituciones.

–¿Qué opina de las propuestas de elecciones anticipadas?

–He revisado la propuesta que hace la Coalición Ciudadana con Jennie Dador, entre sus puntos hay una reforma política básica previa. Está La Propuesta, de jóvenes que en algún momento tuvieron un compromiso partidario, lo que no tiene nada de negativo. Pero a mí me resulta más potente una propuesta que surja de la sociedad civil organizada y aspire a convocar a la ciudadanía y a los gremios. También el Grupo Valentín ha dado alcances en sus redes... Es importante decirlo, no va a haber una ruta perfecta. Es muy difícil que se pueda materializar todo lo que quisiéramos, pero sí es importante sumar, lo que implica escuchar distintas posiciones y acordar un mínimo común. Para mí ese mínimo común pasa por una reforma previa imprescindible. Sin reforma política caeríamos nuevamente en el entrampamiento de elegir sobre lo mismo, de eso que ya sabemos que está contaminado, viciado.

–¿El futuro político próximo es desesperanzador?

–El panorama es complejo, desalentador. Pero estoy convencida de que nos espera por delante un futuro donde vamos a encontrar una forma de hacer ese camino en el que venimos intentando transitar desde los inicios republicanos. Creo en el “firme y feliz por la unión”, frase inspiradora para mi papá. Creo que vamos a encontrar esa ruta.

–Pero hay mucho que hacer.

–Mucho. Y serán meses complejos. La dinámica tiende a mantenerse pues ha servido de supervivencia a Ejecutivo y al Legislativo. Aún es necesario darle más cuerpo a las iniciativas, involucrar más colectivos, más gremios, y sobre esa base generar rutas más claras.