Política

La tregua con regiones depende de la segunda reforma agraria

Demandas. Ayer hubo bloqueos y protestas preventivas en Ayacucho, Junín, Áncash y Puno. Dirigentes advierten que de no haber resultados en el corto plazo, habrá un paro indefinido. El presidente y su primer ministro van al Cusco hoy a resolver sus reclamos.

El dato. El malestar por el incremento del precio de los alimentos y los fertilizantes continúa. Y se agudiza por una reforma agraria inconclusa. En Puno ayer también hubo protestas. Foto: Juan Carlos Cisneros/La República
El dato. El malestar por el incremento del precio de los alimentos y los fertilizantes continúa. Y se agudiza por una reforma agraria inconclusa. En Puno ayer también hubo protestas. Foto: Juan Carlos Cisneros/La República

El cumplimiento de la promesa de impulsar una segunda reforma agraria es determinante para que la relación del Gobierno de Pedro Castillo y las regiones del país que lo apoyaron se mantengan en buenos términos, o se quiebre.

Ayer, en Ayacucho, Junín y Puno hubo protestas preventivas, que implicaron bloqueos de carreteras. Las demandas giraron sobre la aprobación de una ley de reforma agraria, una ley antimonopolios, un referéndum para una asamblea constituyente y el cierre del Congreso.

En Ayacucho, desde la medianoche, se inició un paro de 24 horas que contó con la convocatoria de la Confederación Nacional Agraria, la Central Única de Rondas Campesinas, la Federación Nacional de Cafetaleros y Agricultores del Perú, la Asociación Peruana de Productores de Arroz, La Confederación Campesina del Perú, la Asociación Nacional de Criadores de Ganado y la CGTP.

Además, hubo bloqueos en las carreteras de Los Libertadores y la que conecta Huamanga y Huanta.

Para calmar las aguas, al mediodía se reunieron la vicegobernadora de Ayacucho, Gloria Socorro, el congresista oficialista Germán Tacuri, los subprefectos, los representantes de la Defensoría del Pueblo y los dirigentes agrarios de Ayacucho. El acuerdo fue que el bloqueo de las carreteras se levantaba con la condición de que el ministro de Agricultura, Oscar Zea, reciba a los agricultores la próxima semana para incluirlos en su segunda reforma.

Bloqueos. Pasajeros fueron afectados en Ayacucho. Foto: Juan Carlos Cisneros/La República

Se trata de una tregua mientras el Gobierno encuentra una solución inmediata que provoque nuevamente una ola de protestas en las regiones. Los dirigentes agrícolas como Marino Flores, de la Coordinadora Nacional de Gremios Agrarios, han advertido que de no haber resultados concretos habrá un paro indefinido a nivel nacional (ver entrevista de la página 3).

En Puno, en el tramo que une su capital con Juliaca, los huelguistas instalaron piquetes y colocaron piedras. Expresaron su malestar contra el alza de precios de los productos de primera necesidad y la situación del agro. La suspensión del tránsito vehicular allí fue entre las 4.00 a. m. y las 3.00 p. m.

En Huancayo, Junín, los agricultores realizaron un plantón en el parque Huamanmarca. La protesta fue contra el incremento del precio de los fertilizantes. Del mismo modo, en Huaraz, Áncash, los agricultores bloquearon el puente de Parco, que une la costa, el callejón de Huaylas y el sector de Yanayuco.

Reunión. Autoridades y dirigentes en Ayacucho. Foto: difusión

En Cusco hubo una mesa técnica en la Universidad San Antonio Abad, que contó con la presencia del ministro Oscar Zea. Al principio, un grupo de dirigentes protestó porque no los habían inscrito en el padrón de participantes. El incidente no pasó a mayores.

Cuando tomó la palabra, el ministro Zea aseguró que el Gobierno busca crear una comisión con los gremios agrarios del Perú para la reestructuración del Midagri.

Para hoy está previsto que el presidente Pedro Castillo y el primer ministro Aníbal Torres lideren un Consejo de Ministros, donde se abordará soluciones para el agro del país y otras demandas del Cusco.

Diálogos. Mesa técnica en Cusco duró todo el día. Hoy aguardan al presidente y el premier. Foto: Midagri

La propuesta en la mesa

Una de las razones por las que en el sur exigen la disolución del Congreso es que esta institución aún no aprueba una ley de segunda reforma agraria. En noviembre del año pasado, Oscar Zea, quien también es congresista de Perú Libre, presentó un proyecto legislativo al respecto.

La iniciativa no cuenta con el respaldo de las demás bancadas. Incluso, aún ni tiene dictamen en las comisiones ordinarias. En febrero, Zea asumió el liderazgo del Midagri. El ministro le pide al Congreso que su propuesta se debata en el pleno.

La inacción del Parlamento para dar luz verde a una norma que ayude a este sector ha dotado de argumentos a los voceros del Ejecutivo para responsabilizar a los congresistas.

Pero también hubo lentitud del Gobierno. Recordemos que el año pasado, cuando el presidente Castillo lanzó su segunda reforma agraria, anunció la conformación de un Gabinete de Desarrollo Rural y la conformación del Consejo de Desarrollo Agrario y Rural, y la emisión de una serie de decretos para consolidar esta iniciativa. Sin embargo, los agricultores aún no ven que la reforma haya dado frutos. Esto evidencia que las responsabilidades en este conflicto son compartidas entre Ejecutivo y Legislativo.

En coro con el oficialismo

Otros puntos de la plataforma de lucha de los agricultores van en línea con lo que demanda el oficialismo: una nueva Constitución y erradicar los monopolios. Pero es difícil que sean cumplidas en el corto plazo, sobre todo porque la oposición congresal tiene una posición marcada contra la asamblea constituyente.

Los dirigentes agrarios son conscientes de esto. Por eso, su plataforma prioriza la prometida segunda reforma agraria.

Las Bambas: comuneros aún no dejan terreno, pero se insistirá en el diálogo

El Gobierno acordó instalar mesas de diálogo este lunes 25 y martes 26 con las comunidades campesinas de Chilla y Choaquere, en Apurímac, para resolver el problema que hizo suspender operaciones a la minera MMG Las Bambas. Las comunidades la acusan de “incumplir compromisos” más de siete años.

Chilla y Choaquere buscan recuperar terrenos adquiridos por la minera, que los dio a la comunidad de Nueva Fuerabamba para que se mude allí. Esta había vendido sus predios a la minera para la explotación. Ante esto, comuneros de Nueva Fuerabamba llevan días en terrenos de la minera y la acusa de causarles problemas con los dueños anteriores de los predios.

Carpas. Manifestantes siguen acampando en terrenos que adquirió la minera. Foto: difusión

La comisión que lideró el ministro de Energía y Minas, Carlos Palacios, se reunió con dirigencias de Chilla y Choaquere. Con la primera, acordó instalar una mesa de trabajo este lunes 25 con el Ejecutivo y de MMG Las Bambas. Con Choaquere, la mesa quedó para el martes 25.

Dirigentes de la Nueva Fuerabamba dicen que permanecerán en los terrenos de la minera mientras no se solucione el problema con Chilla y Choaquere, pues culpan a la empresa.

“Estamos dispuestos a restablecer el diálogo para verificar los compromisos con la comunidad. Dimos evidencias a PCM y Minem, pero tenemos voluntad para sentarnos y revisar”, dijo el gerente de asuntos legales de Las Bambas, Claudio Cáceres, en RPP.