Política

5 de abril, una página en blanco que hace memoria

Grito de protesta. La República rechazó la censura estatal publicando páginas en blanco. El historiador Antonio Zapata y la comunicadora Iris Jave resaltan su simbolismo de silencio como protesta ante el quiebre de la democracia.

Armados. Los militares ingresaron y permanecieron en La República armados. Foto: composición La República
Armados. Los militares ingresaron y permanecieron en La República armados. Foto: composición La República
César Romero

“He decidido tomar las siguientes trascendentales medidas. Primero: disolver temporalmente el Congreso de la República (…) Reorganizar totalmente el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales y el Ministerio Público...”.

Con estas palabras, el domingo 5 de abril de 1992, el presidente Alberto Fujimori dio inicio al autogolpe de Estado que lo mantuvo en el poder hasta el año 2000. Minutos antes de ese mensaje, cerca de las 10 de la noche, un batallón del Ejército había ingresado a las sedes de los canales de TV, radios y medios escritos, entre ellos el diario La República.

Los militares ingresaron bajo el argumento de proteger la libertad de prensa, ante la posibilidad de un atentado terrorista. Pero, como quedó claro luego del discurso de Fujimori, su objetivo fue la censura periodística. Evitar que se publicara cualquier crítica a la decisión del gobierno.

Entonces, nuestro director, Gustavo Mohme Llona, y sus editores decidieron protestar contra la censura publicando en blanco los artículos que los militares censuraban, en nuestra sede central del jirón Camaná 320 y en el local de la imprenta.

Así, al día siguiente, la edición que se distribuyó tenía partes de la portada y páginas interiores con su respectiva diagramación en blanco. Era claro que allí había un texto que los militares no habían querido que llegará a la ciudadanía.

La República informó de las medidas anunciadas por Fujimori, como la disolución del Congreso, pero sin ninguna mención crítica a esa decisión y el proceso que se había iniciado.

Sin libertad. La edición de las páginas en blanco de La República recuerda que el autogolpe del 5 de abril se hizo recortando derechos de prensa e información.

La libertad de prensa

“Se vio como una manifestación clara de la censura de la prensa. Una manera de expresar la libertad de prensa o empresa de que no estaban de acuerdo con la decisión que había tomado el gobierno de romper la democracia para iniciar una transformación”, recuerda el historiador Antonio Zapata.

Anota que Fujimori no tuvo reparos en reconocer que la transformación, establecer el neoliberalismo en el Perú, no se podía hacer en democracia y por eso dio el autogolpe, lo que es una constante, pues cada uno de los grandes cambios se han hecho barriendo la democracia

Al cabo de 30 años, la posibilidad de que se pudiera repetir un régimen autoritario con el objetivo de realizar la gran transformación que el país necesita está presente. En estos años no se ha logrado fortalecer la democracia, para dejar de lado los autoritarismos que vienen del pasado, advierte Zapata.

De allí la necesidad de hacer memoria de lo que ocurrió en abril de 1992 y lo que representó para el país el cierre del Congreso y la reorganización de las instituciones de la administración de justicia. “Fujimori estableció una tradición. Él sigue siendo, con su familia, un protagonista del país, y en esa medida es parte del presente, no de la historia que podamos estudiar.

Decir en el silencio

“Esa portada tan simbólica me representó en ese momento. Expresó lo que no se podía decir, no se podía hablar porque los tanques estaban en las calles, los principales políticos detenidos. Frente a la censura que se impuso en ese momento, esas páginas en blanco fueron un símbolo muy poderoso, al decir mucho sin decirlo”, recuerda Iris Jave, docente de Comunicación Política en la PUCP.

“Yo siempre lo muestro en las clases de comunicación política para expresar lo simbólico de la imagen cuando viene cargada de un sentido. Las páginas venían con los bordes de la diagramación donde deberían ir los titulares, las columnas, en blanco. Se constituyó en una denuncia de lo que estaba aconteciendo ese día”, subraya Jave.

Antonio Zapata e Iris Jave. Foto: composición LR

Indica que si bien el registro de los diarios y de los acontecimientos es hoy tan volátil, tan rápido, se busca publicar de inmediato, sin embargo, el registro permanece en el tiempo y eso nos permite recuperar la memoria de lo que somos como ciudadanos y de lo que elegimos en un momento como sociedad, convirtiéndose en un elemento muy poderoso de memoria, en este caso, de ese infausto autogolpe del 5 de abril.

“Creo que después de 30 años, si bien parece un montón de tiempo, seguimos sintiendo el impacto del autogolpe, el debilitamiento de las instituciones, de los partidos políticos, de los actores políticos y sociales, de las violaciones de los derechos humanos. Aún hay procesos irresueltos y justo ahora se pretende darle indulto a Alberto Fujimori”, subrayó.

El autogolpe del 5 de abril pasó a la historia, pero esas páginas en blanco permanecen para recordarnos lo que fue el quiebre de la democracia.

39 horas

Los militares. La República permaneció tomada por los militares durante un total de 39 horas. Se buscó censurar la edición de los días lunes y martes. Al no conseguirlo, y ver la repercusión que tuvieron las páginas en blanco, se retiraron de las sedes del diario. EL día en que se atentó contra la democracia