Marianella Ledesma: “Expulsar a un presidente electo debe ser la última opción”

La presidenta del Tribunal Constitucional, Marianella Ledesma, expresó su deseo de que el Congreso “haga su labor de la mejor manera” para elegir a los próximos miembros del máximo órgano constitucional.

Marianella Ledesma asumió la presidencial del Tribunal Constitucional el pasado 3 de enero del 2020. Foto: La República
Marianella Ledesma asumió la presidencial del Tribunal Constitucional el pasado 3 de enero del 2020. Foto: La República
Política LR

Marianella Ledesma, actual presidenta del Tribunal Constitucional (TC), se refirió al uso de la prerrogativa de vacancia presidencial basado en el artículo 113 de la Constitución Política del Perú por parte de los últimos Congresos contra los mandatarios. Al respecto, recalcó que ya vio a cuatro presidentes durante sus dos años de gestión en el TC.

En efecto, durante una entrevista publicada en La República este domingo 19 de enero, Ledesma afirmó que, si bien la vacancia presidencial se encuentra dentro del Estado de derecho con ciertas reglas para “generar un equilibrio de poderes”, también se sabe que en los últimos años se hizo “un uso pervertido de estas figuras, que nos lleva a vivir un clima de inestabilidad política y, por añadidura, social y económica”.

”Expulsar a un presidente electo debe ser la última opción a la que uno debería aspirar. ¿Y qué lo debería justificar? Hay que recordar que, frente a la figura de la vacancia, está la del mandato popular. Quien está en el cargo de presidente está legitimado por una votación y elegido para determinado periodo”, manifestó.

PUEDES VER: Marianella Ledesma: “El hecho de que Sunedu haga su labor de control no atenta contra la autonomía universitaria”

No obstante, la titular del TC, que deberá dejar el cargo el próximo 5 de enero para la asunción de Augusto Ferrero, señaló que, “si un presidente tiene problemas mentales, con el discernimiento, se justificaría. Pero esas son situaciones límites”.

Por otro lado, Marianella Ledesma expresó su deseo de que el Congreso haga su labor “de la mejor manera” para seleccionar a los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional. Del mismo modo, dijo esperar que estos nuevos integrantes “puedan interpretar, libres de pasiones e intereses, las normas de la Constitución”.

”El TC se ha convertido en una institución muy importante para validar leyes y otros temas. Al Tribunal llegan conflictos tributarios, sociales, laborales, incluso vinculados a dogmas de fe, en los que hay que intentar hilar fino para ver qué respuesta trabajar en un Estado laico”, agregó.