Condenan a jefe de patrulla que asesinó a evangélicos en Callqui

María Elena Castillo

Fue condenado el oficial de la Marina Luis Celis Checa por el asesinato de seis miembros de la Iglesia Presbiteriana de Callqui. Foto: difusión
Fue condenado el oficial de la Marina Luis Celis Checa por el asesinato de seis miembros de la Iglesia Presbiteriana de Callqui. Foto: difusión

Jueces sentenciaron a Luis Celis Checa a 10 años de prisión por haber ordenado ejecución en 1984. Enviaron actuados a la Fiscalía para investigar a jefes jerárquicos como autores mediatos. El fiscal apeló la decisión.

Publicidad

A diez años de prisión, a pesar de que la pena mínima para homicidio calificado es de 15 años, fue condenado el oficial de la Marina Luis Celis Checa por el asesinato de seis miembros de la Iglesia Presbiteriana de Callqui, en la provincia ayacuchana de Huanta, cometido hace 37 años como parte de la lucha contraterrorista.

En su sentencia, que tiene 120 folios, la Cuarta Sala Penal Superior Nacional Transitoria Especializada en Crimen Organizado lo halló responsable de haber ordenado a su patrulla ejecutar a los evangélicos, y envió los actuados a la Fiscalía para investigar a sus jefes, a quienes calificó de autores mediatos.

La presidenta del tribunal, la jueza Miluska Cano, sostuvo que el colegiado considera que Celis Checa, entonces teniente segundo de la Marina, incursionó en el poblado de Callqui por orden de su jefe directo, el teniente primero Augusto Gabilondo García del Barco, que era jefe de la Base Contraguerrilla de Huanta.

Mencionó que la versión oficial señalaba que se trataba de un operativo militar en la comunidad de Callqui por una información confidencial, según la cual en una vivienda se realizaba una asamblea con la presencia de terroristas. Además, se aseguraba que al llegar la patrulla fueron atacados y se produjo un intercambio de disparos, pero no hubo detenidos ni se reportó fallecidos.

Sin embargo, al valorar los testimonios de testigos presenciales, que de forma persistente y coherente han denunciado que los marinos ingresaron al templo con un guía, preguntaron por una señora y, al no encontrarla, sacaron a los seis evangélicos, asesinándolos, así como el poder absoluto que tenía la Marina en esos años en la zona, la Sala descarta la tesis oficial.

“Esta distancia a donde se encuentra la iglesia presbiteriana se encuentra a poca distancia, 2 kilómetros aproximadamente del estadio municipal de Huanta, sede de la base contrasubversiva… Se encuentra probado que los que ingresaron a la comunidad de Callqui conformaban una patrulla integrada por el acusado, que estaba al mando de 18 hombres uniformados”, sostuvo Cano, con lo que descartó la tesis de la defensa de que hubo versiones de que los ejecutores hayan sido terroristas disfrazados.

Refirió que esa versión no tiene asidero porque siendo un lugar tan cercano a la base de la Marina, que tenía el control militar de la zona, hubieran acudido y reportado los fallecidos.

Las víctimas fueron: Constantino Yáñez, de 24 años; Paulino Cayo Ccoriñaupa, de 49 años; los jóvenes Melquiades Quispe Rojas, de 21 años de edad; José Yañez Huincho, de 18 años; así como los menores de edad W. F. H. O., de 17 años de edad, y J. D. C. Q., de 16 años de edad.

Condenado oficial de la Marina Luis Alberto Celis Checa. Foto: difusión

Una pena menor

El tribunal explicó que se dictó una pena de 10 años debido a varias atenuantes. Una de ellas es el grado inferior que tenía el acusado en el momento del crimen, por lo que tuvo que obedecer “sin dudas ni murmuraciones”.

Argumentó que si bien él encomendó a su patrulla la ejecución, a su vez él recibió la orden de los altos mandos de la base de la Marina de Huanta. Por ello envió los actuados a la Fiscalía para que se inicie las investigaciones

“El acusado tenía una línea de mando intermedia baja, sobre él había por lo menos tres mandos jerárquicamente. Él recibe la orden, no es la persona que dispone y planifica el crimen… Se encontraba en un estado que, si bien no lo exime de responsabilidad, la atenúa”, dijo la presidenta del tribunal.

Indicó que, por versiones de los testigos, el oficial consultaba por radio a una persona que dirigía el operativo, por lo que el verdadero autor mediato es quien dispuso la orden de la ejecución.

Pese a que en su requisitoria oral el fiscal Luis Pinto pidió 20 años para Celis Checa, el colegiado sostuvo que para ellos es “razonable” imponer una pena por debajo del mínimo legal que dispone el Código Penal Vigente para el delito de Homicidio Calificado, que es no menor de 15 años.

El abogado de la Asociación Paz y Esperanza, Germán Vargas, informó que los familiares de las víctimas sienten que no han alcanzado justicia. Informó que apelarán la decisión del colegiado de no incrementar la reparación civil de 50 mil soles ordenado en el 2014, cuando se condenó al guía de la patrulla, la cual aún no se ha pagado.

“Los familiares han estado presentes en la lectura de la sentencia de forma virtual y esperaban una pena mayor, sienten que no han encontrado justicia. Además, no se ha tomado en cuenta el pedido para que la Marina emita un pronunciamiento público reconociendo el crimen, que sea exhibido públicamente, y pida perdón a los familiares”, apuntó.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.