Política

Analistas consideran que crisis sanitaria y económica disminuye la aprobación de Vizcarra

Una “meseta” que no se refleja en la realidad, mala distribución de bonos y recesión, son factores que ocasionan el descenso del respaldo de la ciudadanía al presidente de la República.

La Republica
Presidente Vizcarra tiene aprobación alta de la población: 74%. Pero es seis puntos menos que el mes pasado.
Diego Quispe

La curva de la COVID-19 aún no desciende, pero sí la de la aprobación del presidente Martín Vizcarra. Esta ha bajado seis puntos en el último mes: de 80% a 74%, según la reciente encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Los expertos consultados por La República, consideran que la disminución del respaldo a Vizcarra Cornejo podría ser mayor cuando lleguemos a los 107 días de confinamiento social el 30 de junio, si la llamada “meseta” de infectados no se refleja en la realidad y si la ineficiencia de distribución de bonos para la población, impide que esta se mantenga en la cuarentena más larga del mundo.

El director del Grupo Fides Perú, Jeffrey Radzinsky, opina que es natural esta disminución en la aprobación del presidente. “Responde a las consecuencias y efectos, medibles y palpables de la crisis sanitaria y económica. En marzo, cuando hubo esta medida (de declarar en emergencia el país), con el pasar de las semanas, si bien, la narrativa del discurso era importante para sostenerla, lo evidente ahora es que ya se pueden medir una serie de efectos que no admiten una popularidad tan alta”, comentó.

Para Radzinsky va a ser complicado que el Jefe de Estado recupere la aprobación que tuvo en marzo, producto de la declaración del confinamiento social. “Yo no creo eso porque los efectos (de la crisis) son tan grandes. Pero no perdamos la perspectiva. Incluso, bajando unos puntos más, todavía se mantiene con una alta aprobación”, agregó.

El profesor de Ciencias Políticas de la PUCP, Arturo Maldonado, enfatizó que esta caída en las encuestas era predecible. “No era pensable tener un nivel de aprobación constante de 80%, no es así en tiempos de crisis. Normalmente desciende cuando las cosas se agravan. La gente ya no aprueba igual a Vizcarra porque la “meseta” es muy larga", manifestó.

En analista político Eduardo Ballón por su parte, opinó que la disminución del respaldo de la población al mandatario es el resultado benigno de las dificultades que atraviesan los sectores con menos recursos económicos “Está clarísimo que su bajón más significativo es en los sectores D y E, los más afectados por la crisis. Y por otro lado, el 75% de encuestados entiende que lo que afecta a la gestión de la crisis es la irresponsabilidad de la gente”, acotó.

Población sin recursos económicos

Ballón recordó, además, que hasta la fecha, todavía hay pobladores que no han recibido ni el primer bono de S/ 380. “¿Cuánto tiempo ha pasado? Obviamente esa gente es la que se está pronunciando muy fuerte en la encuesta. Son los estratos D y E”, dijo.

La entrega de bonos no se cumplió en su mayoría por la informalidad del país y porque la población no tiene una cuenta de ahorros, y se vio en la necesidad de ir a los bancos, que son focos de contagio. “¿ Y los expertos del Ejecutivo que pueden leer todos los censos, no sabían que el 72% de la población es informal y que apenas una tercera parte está bancarizada. Esos datos, ¿les sirvieron para algo a la luz de los resultados?”, cuestionó.

Urge cambio de discurso

Para la presidenta del directorio de IMASEN, Giovanna Peñaflor, está desgastado el discurso de “así recibimos el país". “Se debe asumir la responsabilidad como tal: eso implica un perfil distinto para quienes conforman el gabinete. No cambiarlos, pero, por los menos, exigirles más”, refirió.

“Tienes razón de que estamos pagando las consecuencias de malas gestiones anteriores, sin embargo, hay responsabilidad de su periodo, cuando comenzó anunciando que mientras dure la pandemia habría la gestión, como sistema única de salud, bajo el mando del Ministerio de Salud, pero eso no ha ocurrido”, expresó Ballón.

Maldonado considera que el gobierno debe cambiar su forma de comunicar. “La sinceridad ante todo puede sonar pesimista, pero es necesaria. El maquillaje del discurso hace que el problema sea ambiguo, por eso recomendaría mensajes más directos y a la yugular para que la población conozca la real magnitud del problema”, sostuvo.

No obstante, Radzinsky acotó que aún quedan 30 días de estado de emergencia y, además, en cuanto a la reactivación económica, recién estamos en la mitad de esta etapa. Por ende, aún falta conocer el desenlace de ello para sacar a la luz conclusiones.

Abusos en clínicas

Ballón criticó también que en una entrevista a este diario, el ministro de Salud, Víctor Zamora responda que la Constitución no permite regular los cobros exorbitantes de las clínicas a pacientes con la COVID-19.

La titular de IMASEN concuerda con ello: “El gobierno debería atender el tema de las clínicas: no deberíamos ver noticias sobre gente a la que les cobran hasta S/ 70 mil por atenderse. Es un tema que no puede quedar en suspenso”, alegó.