Crónica de un desastre anunciado

“Nuevo Perú ha publicado un comunicado de protesta por estas declaraciones. Pero ellas simplemente ratifican que en política no hay lonche gratis”

Nelson Manrique
29 Oct 2019 | 1:44 h

El ambiente político ha sido removido por el anuncio de la alianza del Movimiento Nuevo Perú con la coalición Juntos, formada sobre la base de la inscripción electoral del Partido Humanista de Yehude Simon, con el partido Perú Libre, de Vladimir Cerrón.

El acuerdo, motivado porque el MNP no tiene inscripción electoral, provocó un diluvio de críticas. Cerrón está condenado por el Poder Judicial en segunda instancia por corrupción, y sus valores, en cuestiones como las reivindicaciones feministas, la diversidad y los derechos sexuales y reproductivos, están en las antípodas de lo que Nuevo Perú ha venido defendiendo. Un artículo publicado por Henry Cotos y Enrique Patriau en La República (https://bit.ly/2JsmtDB) sugiere que habría de por medio un cambio estratégico por parte de Nuevo Perú, pero el anuncio que han hecho de que la alianza es solo para las elecciones 2020 lo contradice.

Los voceros de Nuevo Perú aseguran que se alían no con personas sino con partidos. Pero hay personas y partidos cuyo límite es indistinguible. Es relativamente fácil recordar cuatro o cinco nombres de líderes del Apra, o de Acción Popular, o de Nuevo Perú. Veamos cuántos nombres podemos asociar con Perú Libre.

El capital político de Verónika Mendoza son 3 millones de votos y su arrastre entre la juventud. Aparentemente ha decidido canjearlo, al costo de la pérdida de equipos y de gente muy valiosa, por la alianza con Perú Libre y algunas organizaciones izquierdistas que tuvieron protagonismo hace dos generaciones, con la Izquierda Unida, pero es dudoso que tengan llegada con los jóvenes de hoy. Endosar su popularidad ya se intentó el 2016, con su respaldo público a la candidatura de Gustavo Guerra García a la alcaldía de Lima, con un resultado desastroso. Queda el recurso a colocar invitados prestigiosos; habrá que ver cuánta organicidad pueden aportar estos en un momento en que el mundo ingresa a una conmoción que recuerda los movimientos de mayo del 68. Chile es un buen espejo.

Los dirigentes de Nuevo Perú aseguran que Cerrón está afuera, con su militancia suspendida. No se trata de una renuncia o expulsión; la suspensión pone “en suspenso” los derechos del aludido, por un lapso que, si se trata de un castigo, es definido por quienes sancionan, pero, si se trata de un alejamiento voluntario, puede levantarse cuando lo disponga el suspendido.

Al parecer olvidaron comunicar a Cerrón que está afuera, y en declaraciones a Hildebrandt en sus 13 este califica de oportunistas a los parlamentarios que han renunciado al movimiento porque no avalan la alianza con Perú Libre: “Son los parlamentarios desaforados de este Congreso corrupto que quieren hacerse pasar por inmaculados”. Ellos, sostiene, defienden “intereses de carácter personal, electoral y lógicamente salarial más adelante”. Quienes lo califican de xenófobo, homofóbico, misógino y machista se equivocan, y por eso tratan de ponerle ese sambenito. “El caso de Verónika Mendoza -afirma- es distinto, porque ella me conoce y sabe lo que pienso”.

A Cerrón no le preocupa la renuncia de Marisa Glave, Indira Huilca y Tania Pariona. Considera que sin ellas tienen fuerza suficiente “con amigos que se han alejado tras esta alianza”, como Gregorio Santos y Wálter Aduviri. “Yo también podría hacer una cuestión de Estado porque no están incluidos -añade-, pero no es el caso”.

La dirección de Nuevo Perú ha publicado un comunicado de protesta por estas declaraciones. Pero ellas simplemente ratifican que en política no hay lonche gratis.“Nuevo Perú ha publicado un comunicado de protesta por estas declaraciones. Pero ellas simplemente ratifican que en política no hay lonche gratis”.