Kuroiwa: el homenaje pendiente