Afirman que el MAS perdió su oportunidad tras ocho años gobernando Cajamarca

Estiman que nuevo modelo de desarrollo que trató de aplicar fue un fracaso.

Estiman que nuevo modelo de desarrollo que trató de aplicar fue un fracaso.

El destacado economista, César Zamora Vento, consideró que el nuevo modelo de desarrollo, pregonado por el Movimiento de Afirmación Social (MAS), que trató de implementar en la región Cajamarca, fue una ilusión y tras ocho años de gobierno resultó una quimera.

“En octubre del 2010 se escribe un singular capítulo político en la región, los ciudadanos de Cajamarca le otorgan un triunfo en primera vuelta con 30.76% de la votación válidamente emitida, al Movimiento de Afirmación Social (MAS), liderado por Gregorio Santos, un conocido hombre de izquierda, profesor y rondero nacido en el distrito de Chirinos - San Ignacio. Para ello, utilizó un encendido y polarizante discurso Agua Si, Oro No, además de la propuesta de un nuevo modelo de desarrollo y contra la Constitución Política del Estado vigente”, sostiene.

Recuerda que poco antes de terminan su mandato en el marco de una postura radical contra la inversión minera y contra el propio gobierno de Ollanta Humala, es acusado por actos de corrupción a través de coimas, consecuencia del otorgamiento de adjudicaciones de un conjunto de obras a través de ProRegión.

Sin embargo, estas denuncias de corrupción y su posterior encarcelamiento preventivo ordenado por el Poder Judicial, no significó el debilitamiento de la aceptación ciudadana a las propuestas que Gregorio Santos atizaba durante el proceso electoral regional del 2014. En octubre del 2014, el MAS se alzaba con una contundente victoria, más holgada que la del 2010, alcanzando el 44.3% de los votos válidamente emitidos, Santos, en cárcel aún, no asumió la presidencia y vencido el plazo de la prisión preventiva, notificó que no asumiría el cargo de Presidente Regional.

Según, el crítico, durante el periodo 2014-2018, en la gestión de Porfirio Medina (Vice Gobernador del MAS que asumió al cargo de Gobernador), las denuncias de corrupción se incrementaban y se reciclaban, haciéndose cada vez más evidentes los altos niveles de incapacidad para cumplir los compromisos electorales, mermando la confianza de la gente ante los vacíos discursos antimineros, la protección del agua y la revolución del agro.

Paralelamente, Gregorio Santos, emprendió una cruzada antiminera y contra la Constitución a lo largo y ancho del país, lo que puso en evidencia su proyecto político, materializado con su candidatura a la Presidencia de la República a través de Democracia Directa.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO