El político que renunció al Apra para ser alcalde

A LA CUARTA VEZ. Víctor Boluarte postuló a la alcaldía de Cusco en 2010 y perdió. En 2011 y 2016 intentó llegar al Congreso pero a pesar de sus votos, fracasó. Luego renunció al Apra. Ahora ganó. 

A LA CUARTA VEZ. Víctor Boluarte postuló a la alcaldía de Cusco en 2010 y perdió. En 2011 y 2016 intentó llegar al Congreso pero a pesar de sus votos, fracasó. Luego renunció al Apra. Ahora ganó. 

Víctor Boluarte Medina es el virtual alcalde de Cusco. Ni sus deslices impidieron que después de tantas derrotas saboree el triunfo, aunque este haya sido agónico, voto a voto. Su pasado aprista pesó en su contra como bloques de cemento. A pesar de eso, esta vez ganó.

Unos minutos después de recibir los resultados a boca de urna en uno de sus locales de campaña, no pudo evitar el llanto, un sollozo silencioso, una forma de desfogue. “Hay que esperar con calma”, decía con los ojos enrojecidos, aunque en el fondo, era evidente, disfrutaba su triunfo.

RENUNCIA OBLIGADA

Boluarte tuvo que renunciar al Partido Aprista para recién conocer la victoria. Militó en esa agrupación desde los 14 años de edad. Era la cuarta vez que postulaba a un cargo de elección popular. Lo hizo en 2011 y 2016 al Congreso por el partido de la estrella. Y el 2010 postuló a la alcaldía. Antes fue regidor de la comuna cusqueña y luego decano del Colegio de Abogados del Cusco. 

Siempre lo hizo por el partido de la estrella. Quizás por eso en la última semana de la campaña se equivocó dos veces y pidió marcar “las estrellas” el día de la votación. Su pasado volvía a ponerlo en aprietos. 

SUS DERROTAS

Pese a que en las elecciones para el Congreso tuvo importante respaldo, no logró una curul, porque el Apra, por su baja votación en Cusco, no podía participar en la distribución de los escaños por la cifra repartidora. 

En 2011, Boluarte ocupó el quinto lugar en cantidad de votos entre los 60 postulantes al Congreso por Cusco. Era la cabeza de la lista del Partido Aprista Peruano. Había obtenido 20 mil 246 votos. 

Pero justo en esa elección dejó de aplicarse el voto preferencial por la cifra repartidora. Con ese modelo, los nacionalistas ganaron los cinco escaños gracias a la aluvional votación que cosechó el expresidente Ollanta Humala y su propuesta de la Gran Transformación. 

En 2016 pasó lo mismo. Fue el cuarto postulante más votado, pero fue relegado por la fujimorista Nelly Cuadros. Los otros cupos recayeron en un apepista, un acciopopulista y dos frenteamplistas. 

Aunque Boluarte no lo haya admitido, aquellas derrotas lo pusieron en una encrucijada: insistir con el Apra o buscar otro grupo político. Sabía que el antiaprismo en Cusco era tan fuerte como el antifujimorismo, y que un triunfo bajo ese paraguas era casi imposible. 

Es evidente que el abogado y catedrático escogió el segundo camino. Su decisión lo ha llevado a la alcaldía por las filas del movimiento Tawantinsuyo. Esta campaña, además de ungirlo como burgomaestre, le ha permitido borrar ese estigma de perdedor que lo ha acompañado por lo menos la última década.

FE Y CONFIANZA

Ayer la jornada de Víctor Boluarte empezó muy temprano. A las seis de la mañana asistió a la primera misa dominical en la Basílica Catedral del Cusco. Allí coincidió con su directo contendor de Alianza Para el Progreso (APP), Luis Pantoja, así como con el postulante de Perú Libertario, Germán Mendoza. 

Boluarte, en un gesto de caballerosidad, acudió al encuentro de Pantoja para estrecharle la mano, darle un abrazo y desearle suerte. Pantoja, con igual gesto, respondió el saludo. La gente que acompañaba a ambos postulantes aplaudió el encuentro “fraterno”.

Una hora después de terminada la misa, Boluarte acudió a votar. Lo hizo en la mesa 014737 de la institución educativa Daniel Estrada Pérez. Ese colegio lleva el nombre del tres veces alcalde y congresista cusqueño. ß

Las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad imperial

En el plan de gobierno de Víctor Boluarte se considera algunas prioridades. Destaca el mejoramiento del sistema de videovigilancia en la provincia con más cámaras y reforzamiento de Serenazgo. Un alternativa es que se interconecten los sistemas de vigilancia con videos de los distritos y los barrios.

Asimismo, planea resolver el caótico sistema de transporte de la ciudad con la construcción de algunas vías y la instauración de vías troncales para el servicio de transporte urbano. A pesar de las críticas, Boluarte piensa reabrir la Plaza Mayor y con ello dejar de lado la peatonalización.

En cuanto al manejo de residuos sólidos, piensa impulsar un proyecto de relleno sanitario que reemplace al minirelleno sanitario de Haquira, que tiene un año de vida útil. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO