Gino Costa: “Reforma aprobada debilita el modelo presidencialista”

El inicio. Gino Costa subraya que el país aún requiere de otras reformas fundamentales.

El inicio. Gino Costa subraya que el país aún requiere de otras reformas fundamentales.

¿Los actuales congresistas pueden postular o no para el cargo de diputado en el 2021?

Yo creo que con la disposición tal como quedó aprobada, sí.

La exigencia expresada en los sondeos de opinión era para que los actuales congresistas ya no puedan ir a una reelección en el Parlamento...

Ese era el compromiso, sí, del presidente, pero no ha sido la norma aprobada en el Congreso.

¿La posibilidad de reelección de los actuales parlamentarios podría generar un eventual rechazo en el referéndum?

Yo creo que sí. Lo que pasa es que no está muy claro. Además hay reelección indirecta, porque los futuros diputados sí podrán postular luego al cargo de senadores.

¿Cuál es su balance, en general, de este proceso de reformas políticas y judicial?

Ha habido mucha resistencia, pero el objetivo se logró. Se dijo que no se podía, que los plazos no daban, que el Congreso no tenía por qué someterse a iniciativas perentorias como las del presidente; pero se pudo porque el presidente fue firme y llegó al punto de hacer cuestión de confianza. Eso contribuyó a que las reformas salgan adelante.

En su esencia, ¿las cuatro reformas están encaminadas?

Yo creo que en tres de las cuatro reformas planteadas las cosas han salido adelante. Vamos a tener un nuevo CNM, con criterios meritocráticos; vamos a tener dos cámaras, con un mayor número de representación, y, en tercer lugar, hubo modificación importante en lo referido al financiamiento electoral. En el cuarto punto, sobre reelección, me parece que hay una diferencia con lo sometido a consideración del Ejecutivo.

En materia de financiamiento, no se ha incluido la propuesta de rendición de gastos durante la campaña...

Quizás eso es lo más grave. No se pudo incluir en la legislación vigente y el presidente ha querido elevarlo a norma constitucional, para obligar a los partidos a rendir cuentas durante las campañas.

También mutilaron la propuesta del presidente Vizcarra de incluir en la Constitución la obligación para presentar la declaración jurada de intereses...

Ha sido una pena. Yo presenté un dictamen en minoría insistiendo en que los congresistas presentemos la declaración jurada de intereses. Hubiera sido importante que lo tengamos en la Constitución. La declaración de intereses permite conocer las relaciones profesionales, económicas y comerciales que han tenido las personas antes de llegar al Congreso.

También se modificaron los mecanismos para la cuestión de confianza. ¿Esto no debilita el modelo presidencialista de la Constitución?

Yo me opuse. En realidad no hay consenso sobre el tema. Tanto así que hemos llevado el tema al Tribunal Constitucional. Hubiera sido mejor esperar que se pronuncie. Creo que gobiernos que no tienen mayoría en las cámaras requieren de la cuestión de confianza como un instrumento de contrapeso ante el abuso parlamentario.

¿Estamos ante otro de los defectos más graves de este proceso de reforma política?

Claro, porque al final ha quedado que solo puede plantearse como cuestión de confianza el voto de investidura que va a pedir cada nuevo gabinete. Si a dos nuevos gabinetes no les dan la confianza, ahí recién se puede disolver el Parlamento. Pero si el presidente del Consejo de Ministros hace una cuestión de confianza, si es denegada, al margen del voto de investidura, no se contabiliza para disolver el Congreso.

¿Se debilita el modelo presidencialista?

Se debilita, y en un país donde necesitas a un Ejecutivo más fuerte, para no caer en el caos y la ingobernabilidad. Yo creo que ha habido estrechez de miradas en las fuerzas que han hecho este cambio constitucional.

En cuanto a la reforma judicial, esto no queda en la recomposición del CNM. Hay en agenda propuestas para mejorar los sistemas de control del Poder Judicial y la Fiscalía...

Los órganos de control. Lo interesante es que tendrán un grado de autonomía. Está eso en debate en la Comisión de Justicia.

Gilbert Violeta ha señalado que la Comisión de Justicia podría poner en agenda el proyecto que permitiría a Fujimori cumplir prisión domiciliaria. ¿Es esto último más prioritario que las reformas judiciales?

Me llama la atención el entusiasmo con el arresto domiciliario. Si se trata de responder a ese problema, hay que tomar en cuenta, algunas consideraciones: primero, escuchar a los familiares de las víctimas y hay que involucrarlas en el proceso para ver si contamos con la opinión favorable. En segundo lugar, se debe asegurar que se cumpla con todas las responsabilidades de ley como las indemnizaciones y hay un perdón también que pedir a las víctimas.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO