“En el Apra hay una vocación suicida y autogoles políticos”

Jhony Elias

jhony.elias@glr.pe

27 Ago 2018 | 14:32 h

Ysela Vega

Chiclayo

En el año 2014, el Apra no tuvo resultados satisfactorios en el proceso electoral de ese momento. Todo indica que vuelve a repetirse la historia en esta contienda ya con postulantes fuera de carrera...

En esa época, el candidato a la gobernación regional de Lambayeque fue Manuel Valverde y para la Municipalidad Provincial de Chiclayo fue Marco Gasco, quien luego se alejó del partido. En el primer caso con antecedentes judiciales y penales pesó mucho y creo que ahora mismo sigue pesando “la mochila” dicen ahora los muchachos en su lenguaje coloquial; mientras Gasco obtuvo el segundo lugar. Creo que la votación aprista está a flor de piel un tanto encubierta con el rubor natural de las imputaciones de corrupción que le hacen a dirigentes nacionales y aún con las decisiones del Jurado Nacional de Elecciones.

En este contexto, ¿cuáles son las características de la jornada electoral en donde el APRA no cuenta con sus principales candidaturas?

Es sabido que en la convocatoria de elecciones internas regionales y municipales en el partido aprista se mantuvo el mismo tribunal electoral en el ámbito regional, pese a que se le imputaba el cargo de subordinación, dependencia y anuencia exagerada a la dirigencia nacional, tal es así que no se admitió mi postulación de precandidato y se hicieron una serie de conversaciones soterradas con el alcalde de Chiclayo, David Cornejo, para invitarlo como candidato a la gobernación regional de Lambayeque, pero él declinó. Aunque luego entra a tallar Pablo Cornejo, hermano del burgomaestre.

Pero se conoció que Pablo Cornejo renunció a su postulación.

Pablo Cornejo renunció a su precandidatura al ser encarado de sus antecedentes políticos; pero el Apra al no tener candidatos a la región entró nuevamente a la lid electoral.

En este vaivén de sucesos se presentó una tacha a la lista regional de Pablo Cornejo, y lo mismo sucedió con los aspirantes a las alcaldías de Chiclayo y Ferreñafe...

Leí la resolución del Jurado Electoral Especial de Chiclayo y dice que el personero del Apra sorprende al tribunal con un acta de integración al incluir nombres que no estuvieron en las elecciones internas, pero se excluye a quienes sí participaron. Siento mucho que se extienda la tacha al candidato de Ferreñafe, Alfredo Valladolid y nos quede el candidato provincial de Lambayeque, el compañero Armando Rivas, que es un elemento joven de trayectoria limpia. 

¿Existe un cisma en el seno de la organización partidaria?

Así es, desde la muerte de Víctor Raúl en 1979 viene el cisma del año 80 entre Armando Villanueva y Andrés Townsend, y luego la división interna en Arequipa,  La Libertad, Lambayeque, Piura. La dirigencia nacional lo sabe y no hace nada para resolver estas malquerencias internas.

En consecuencia, ¿este escenario político con un calendario electoral pequeño permitirá medir la estima ciudadana al partido de Haya de la Torre?

No lo permitirá porque no tenemos candidato en el bolsón electoral más importante que es la provincia de Chiclayo con el 60% de votos, mientras 25% de votos es para la provincia de Lambayeque y 15% para la provincia de Ferreñafe. ¿Cómo va a votar el aprista? Voto en blanco, lo vicio o le doy a alguien 

Este resultado, ¿es un autogol político?

Es una vocación suicida de querer extender la partida de defunción del Partido Aprista Peruano. Es claro que hace mucho tiempo que venimos haciéndonos autogoles políticos.

¿Qué plantea para acabar con esta crisis?

Pedimos desde Lambayeque convocar a un congreso nacional extraordinario que elija a una nueva dirigencia, un nuevo comité ejecutivo nacional y una comisión política nacional. La actual dirigencia ha sido desconocida por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) porque en el 25 congreso del 7 de julio de 2017 no se respetó la cuota de género ni la cuota joven. Hubo una simple rotación de los dirigentes.

Entonces urge una reestructuración...

Reestructuración, y una revisión del estatuto. No puede ser que Alan García, pese a  que renunció a la presidencia del partido, se le siga reconociendo como tal. 

¿Cree que hay un entornillamiento dirigencial?

Aquí (en el Apra) se han dado la franela, porque siempre le dan loas al presidente del partido (García) y a la dirigencia nacional; el tornillo, porque el que llega no quiere moverse; y el serrucho, porque no se permite el ingreso de jóvenes y candidatos, como es mi caso.