Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Se acabó la danza17 Abr 2021 | 6:05 h

Editorial Editorial

Las vacunas chinas16 Abr 2021 | 5:06 h

Editorial Editorial

El Congreso que queremos15 Abr 2021 | 5:03 h

Editorial Editorial

Ecuador con Lasso14 Abr 2021 | 10:04 h

El bono del FMI

Entidad recomienda asignar S/ 2.760 a los más pobres para recuperar economía a cifras prepandemia.

En su reporte anual del 2021 publicado el 24 de marzo, el Fondo Monetario Internacional realizó una evaluación del país y propuso una serie de medidas destinadas a enfrentar la crisis económica en la que nos debatimos producto de la pandemia.

Como una de las medidas más efectivas para superar los indicadores de pobreza que nos colocan 6 puntos por encima de los 21,7% que mostraban las estadísticas en el 2019 frente a los 27,5% del 2020, el FMI propone una asignación de 2.760 soles.

¿Quiénes serían los beneficiarios? Quienes están afiliados a los programas sociales Juntos y Pensión 65 y los pobres tanto rurales y urbanos que no son asalariados formales del sector público o privado y que ganen menos de 3 mil soles mensuales cada uno.

El objetivo parece claro: bajar la pobreza en 6,4% hasta alcanzar el promedio de 20,8, un número algo menor a las cifras mostradas prepandemia. Antes de que llegara el virus al país, unos 7,1 millones de personas eran pobres, según data del FMI.

La inversión estatal sería de unos 17.500 millones de soles, es decir, un 2,3% del PBI, que existe en el Presupuesto Nacional y que no requeriría algún tipo de endeudamiento externo.

¿Por qué una institución considerada uno de los ejes del capitalismo actual propone una medida que supera largamente los tardíos bonos de 600 soles dados por el actual gobierno e incluso las ofertas de algunos candidatos presidenciales?

Hay quienes han intentado explicar la propuesta del FMI como una manera delicada de promover préstamos. Hay algunos párrafos del reporte en el que queda aclarada esta posibilidad. Señala que la propuesta formulada se haría “usando el amplio espacio fiscal disponible” y que “la política fiscal debiera atender la nueva emergencia sanitaria y seguir sosteniendo los ingresos de los hogares para reducir la pobreza y asegurar contra nuevos riesgos de un menor crecimiento”.

Es decir, con el dinero existente en las arcas fiscales, donde hay reservas suficientes, que se calculan en 70 mil millones de soles.

Tampoco es que invertir en los casi 10 millones de peruanos que en el 2020 vivieron en pobreza o volvieron a ella nos ponga en algún tipo de riesgo. Según el FMI, “quedaría suficiente espacio fiscal para una política fiscal anticíclica en caso los riesgos de un menor crecimiento se materialicen”.

Es decir, tenemos espaldas suficientes para seguir la receta del FMI, que propone invertir en los más pobres, bajo la premisa de promover la demanda. Ojo que este mismo ejemplo ha sido aplicado por los EEUU de Joe Biden y por Chile de Sebastián Piñera, a quienes nadie podría acusar de estatistas.