Mundo

Conductor de Uber es tirado de un puente en México durante fuerte altercado

La discusión escaló hasta la violencia física, lo que desembocó en que uno de los involucrados fuera lanzado del puente por el otro conductor.

El video muestra cómo un joven motorizado de 26 años es tirado desde un puente en plena pelea. Foto: composición LR / The Sun
El video muestra cómo un joven motorizado de 26 años es tirado desde un puente en plena pelea. Foto: composición LR / The Sun
Mundo LR

En un nuevo y desmedido acto de violencia ocurrido en México, un joven conductor de Uber Eats fue arrojado desde un puente en medio de una confrontación en plena carretera entre él y el conductor de un automóvil. Las autoridades se encuentran buscando al responsable e investigando las motivaciones detrás de lo sucedido.

En el video original se puede ver al conductor de una motocicleta de Uber Eats identificado hasta ahora solo como Guillermo, de 26 años, mientras discute con un hombre y una mujer. Ambos conducían por un puente en Cuautitlán Izcalli, uno de los 125 municipios que componen al Estado de México.

El muchacho, que aún se encontraba con su casco puesto, inicialmente no parecía responder a los acalorados ataques de su contraparte, de quien por ahora se desconoce su identidad, además de las verdaderas razones que lo llevaron a agredir de esa manera al empleado de la empresa de movilidad.

The Sun informa que, en el punto máximo del enfrentamiento, tanto el conductor del auto como su compañera comenzaron a darle empujones a Guillermo, provocándolo, y aunque él parecía querer alejarse terminó reaccionando y encajándole un puñetazo en el rostro al otro hombre.

Uber Eats es una plataforma de entrega de alimentos a domicilio que fue creada por Uber en 2014. Foto: Uber

En este momento, ambos se comenzaron a golpearse mutuamente hasta que, finalmente, Guillermo fue empujado por encima de la barrera de metal del puente.

Según informó el antes mencionado diario, el joven sobrevivió, pero terminó con una pierna rota debido a la caída. Por el momento, el agresor continúa prófugo de la justicia.