Mundo

La ausencia de Pedro Castillo en la investidura de Petro “denota una gran debilidad política”

Según el internacionalista Óscar Vidarte, Perú pierde la oportunidad de construir un buen ámbito internacional en la toma de posesión de Gustavo Petro, que será este domingo 7 de agosto.

Pedro Castillo no asistirá a la toma de posesión del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, que se llevará a cabo el domingo 7 de agosto. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República/AFP
Pedro Castillo no asistirá a la toma de posesión del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, que se llevará a cabo el domingo 7 de agosto. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República/AFP
Hans  Castillo

El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, prometió, este sábado 6, construir una nueva democracia que sea “multicolor”, en la que los movimientos sociales cooperen, meta que será puesta a prueba tras su juramentación como el nuevo gobernante del país sudamericano, en la que no asistirá Pedro Castillo.

“El presidente de la República los convoca a organizarse e indudablemente esa pluralidad, esa multiculturalidad, ese espectro multicolor que debe ser el de la organización popular, hay que unificarlo en medio de la diversidad, coordinarlo, conectarlo entre sí”, expresó Petro en un acto de investidura popular y espiritual frente a más de 1.000 asistentes, procedentes de pueblos indígenas, afro, campesinos y étnicos de todo el territorio colombiano.

El mandatario argumentó que no quiere que su administración “reemplace el movimiento popular”, sino que quiere frente a él “un movimiento popular autónomo” y más organizado con el que se pueda dialogar de manera constante.

“Se trata de inaugurar un Gobierno con los movimientos sociales, no un Gobierno sobre los movimientos sociales y mucho menos un Gobierno que extinga los movimientos sociales”, indicó Petro, quien destacó que es la “construcción de una nueva democracia” porque “nunca se ha vivido en el país lo que llamamos una democracia multicolor”.

En esa línea, ante los organismos sociales, que salieron en mayoría a votar por el que será el primer presidente izquierdista de Colombia, se definió en el sentido estricto de mandatario. “El que hace el mandado, no el que manda”, señaló el jefe de Estado.

“¿Y quién ordena el mandado? El pueblo”, afirmó Petro, dejando a las organizaciones el trabajo de organizarse para trasladarles esos mandados mientras él “organiza el poder”.

Gustavo Petro superó al populista Rodolfo Hernández y llegará a la Casa de Nariño para gobernar. Foto: composición de Jazmín Ceras/La República

¿Cuál es la expectativa para Colombia y la región?

Para el internacionalista Óscar Vidarte, en Colombia existe mucha expectativa porque Gustavo Petro llega al poder “en un contexto muy particular”. Tiene dos elementos fundamentales.

El primer componente, según el especialista, tiene que ver con las protestas de los últimos años que han generado una serie de demandas que no han sido cumplidas por el Gobierno del presidente Iván Duque.

En Colombia, existen “demandas insatisfechas, muchos movimientos sociales y un presidente (Duque) que no ha podido hacer frente a dichas peticiones, y que sale muy deslegitimado, con poco apoyo”, explicó el también profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El segundo abarca el contexto económico, regional y mundial, y la pandemia del coronavirus. “Colombia llega muy disminuida como otros países de la región, pues económicamente, en este contexto en el cual la izquierda tiene que tomar el poder, genera expectativas” en la población, añadió.

“A nivel regional, podría estar dándose nuevamente una ola progresista, una ola rosada, como se le conoció al inicio del siglo XXI. De gobiernos ‘de izquierda’ que llegan al poder”, contó Vidarte a La República.

Según el experto en temas políticos, Colombia debe ver lo que pasa en Perú, Chile, Bolivia y Ecuador; y, de esta manera, asumir un papel diferente, mucho más democrático.

Gustavo Petro se convierte en el primer presidente de izquierda de Colombia. Estará en funciones para el periodo 2022-2026. Foto: AFP

Petro y la nueva oportunidad del cambio en América Latina

En Chile, Ecuador, Venezuela, sí ha habido cambios para bien y para mal. “En Bolivia, creo que el balance es más positivo, salvo por el quiebre de la institucionalidad, pero es más positivo en otros ámbitos, como el social y el económico”, puntualizó el internacionalista.

En el caso de Colombia, precisó Vidarte, será muy difícil y complejo por dos razones. La primera comprende las expectativas, las demandas y la situación económica regional.

“Muchas expectativas generan, como pasó en el caso de Gabriel Boric, resultados inmediatos que no se van a dar. En política, esto es mucho más lento, complejo y difícil. Son procesos”, manifestó.

“No me queda duda de que van a ver expectativas que rápidamente van a dar paso a cuestionamientos al Gobierno. Y un contexto tan difícil donde no hay dinero, hay inflación, escasez, se convierte en una piedra en el zapato”, enfatizó.

Para el docente de la PUCP, el otro obstáculo para Bogotá, y que se repite en otros países, “es la gobernabilidad”.

El presidente Petro está construyendo alianzas de poder. Necesita alianzas. El Pacto Histórico no tiene mayoría ni en la Cámara de Diputados ni en la de Senadores y tiene que construir alianzas con otros partidos, incluso con gente que proviene del partido liberal y hasta del partido conservador”, explicó.

Los acuerdos se realizan para obtener gobernabilidad, algo que “en nuestro país (Perú) ha sido tan difícil en los últimos años”, lamentó.

Gustavo Petro busca la “construcción de una nueva democracia” porque “nunca se ha vivido en el país lo que llamamos una democracia multicolor”. Foto: AFP

¿Qué consecuencias trae que Pedro Castillo no viaje a Colombia?

En política exterior, el presidente juega un papel fundamental porque es quien dirige la política con otras naciones.

En países tan centralistas como los latinoamericanos, “la presencia del presidente es fundamental porque se puede tomar decisiones. Cuando va un tercero, un canciller recién nombrado o una vicepresidenta, puede participar en la reunión, pero no puede tomar decisiones”, detalló.

“Algunas veces, el contacto directo es fundamental para lograr acuerdos. Países como Colombia, México y Chile tienen muchos intereses con Perú”, agregó el experto.

De acuerdo a Vidarte, si el mandatario peruano hubiera confirmado su presencia en la toma de posesión del sucesor de Duque, habría logrado una buena relación entre los Gobiernos de Petro y Castillo.

“La no presencia de Pedro Castillo a este tipo de eventos gubernamentales afecta al Perú, ya que quita la oportunidad de construir en buen ámbito internacional y también nuestra una mala imagen”, afirmó.

“Un presidente que no consigue permiso (para salir del país) denota una gran debilidad política. Nos hace ver muy mal como Gobierno, como país. El dilema Ejecutivo y Legislativo ya no es tema de discusión solamente nacional, es un tema de discusión internacional”, recalcó el especialista.

Con información de EFE.