MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
SEMIFINAL QATAR 2022 - ¿cuándo y a qué hora se jugará el partido de Argentina vs. Croacia?
PEDRO CASTILLO - Últimas noticias tras la orden de detención preliminar en su contra
Mundo

El envenenamiento masivo en Colombia que dejó más de 70 niños fallecidos

Se cumplen 55 años tras las muertes masivas por el pan adulterado que comieron los vecinos de Chiquinquirá.

Uno de los trabajadores de la panadería alertó de un olor extraño al dueño de la tienda, pero este hizo caso omiso. Foto: Carlos Caidedo
Uno de los trabajadores de la panadería alertó de un olor extraño al dueño de la tienda, pero este hizo caso omiso. Foto: Carlos Caidedo
Mundo LR

El 25 de noviembre de 1967, un hecho conmocionó a Colombia. Se trata de las muertes de casi todo un centro poblado que comió el pan del establecimiento Nutibara en Chiquinquirá, que lamentablemente estaba adulterado con la poderosa sustancia conocida como folidol.

Este potente veneno es un plaguicida capaz de matar a los bichos que atacan los campos de trigo. En aquellos años, era trasladado en una botellita de cristal con tapa rosca. Se conoce que, durante el traslado de los sacos de harina, el envase cayó sobre uno de estos, por lo que así se derramó su contenido.

Para mala suerte de los habitantes de Chiquinquirá, esa mañana, el panadero tomó el sacó de harina infectado y procedió a elaborar minuciosamente el pan.

Los vecinos de la zona que habían comprado el pan como de costumbre, luego de unos minutos, comenzaron a sentir mareos y dolores de cabeza.

Los más chicos vomitaban y se desvanecían. La mayoría de ellos eran llevados hasta hospitales para su atención. No obstante, pronto los centros médicos se vieron abarrotados y sin poder atender a todos los que acudían por problemas de enveneamiento.

“En el hospital lleno de niños fallecidos también estaba el panadero, un joven de 25 años de edad llamado Joaquín Merchán”, relató un periodista cuando el incidente se difundió en los medios.

A pesar de que las cifras no son aún esclarecidas, los medios de ese entonces informaban de 800 pacientes con síntomas de enveneamiento. Sin embargo, oficialmente fueron contabilizadas 100 personas fallecidas y, al menos, 70 de ellas eran niños.

La panadería Nutibara, que vendió el alimento con veneno, es hoy una casa común que mantiene la estructura de la vieja tienda que vendió el pan envenenado y provocó la cuarta peor tragedia de envenenamiento registrada en la historia.