ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora inicia la ley seca y todo sobre los comicios de este domingo
Mundo

Mujer es amenazada en pleno juicio por uno de los presuntos asesinos de su esposo

“Te voy a matar, a vos y a tus hijos”, gritó uno de los implicados en la muerte de un chofer en Buenos Aires a la viuda que lo había señalado como partícipe del crimen.

Sergio Ariel Armoa, de 37 años, uno de los implicados en la muerte del colectivero Federico Rivero, insultó y amenazó de muerte a la esposa del fallecido./ Radio Mitre
Sergio Ariel Armoa, de 37 años, uno de los implicados en la muerte del colectivero Federico Rivero, insultó y amenazó de muerte a la esposa del fallecido./ Radio Mitre
Mundo LR

Durante el juicio que trataría el asesinato de Federico Rivero, de 43 años, hombre dedicado al sector transporte, uno de los presuntos responsables amenazó a la viuda de Rivero. Este hecho se dio posterior a los descargos de Andrea Caballero, la esposa del fallecido.

“Hija de p*a, voy a salir y te voy a matar, a vos y a tus hijos”, amedrentó a gritos el hombre, identificado como Sergio Ariel Armoa, de 37 años. Los insultos no bastaron, sino que también hizo un gesto de pistola con la mano, mientras apuntaba a la asustada mujer.

El sujeto fue retirado de la sala de audiencias del Tribunal Oral de Criminalística 5 de la ciudad de Morón, en Buenos Aires, Argentina. Este lamentable incidente se dio en la primera sesión del juicio que se les interpone a Armoa y Jonathan Acosta, apodado ‘Jony’, de 27 años.

Ambos hombres fueron señalados de cometer asalto a mano armada al chofer de la empresa La Perlita, cuando este se encontraba esperando la llegada de su esposa, quien había ido a hacer compras en un mercado del barrio La Blanquita.

Federico Rivero, el transportista asesinado en Merlo. Foto: Clarin

El crimen fue cometido el 16 de junio de 2020 a las 8.00 p. m. Según el testimonio de la viuda de Rivero, los asaltantes le dispararon a su esposo. En efecto, los maleantes quisieron llevarse el auto, pero Rivero se resistió al robo y recibió una bala.

Aunque Federico Rivero fue llevado al hospital Eva Perón, no pudo resistir los tres paros cardíacos que le produjo el impacto de bala. El proyectil le había afectado los pulmones y el corazón.