EN VIVO - Tokio 2020 EN VIVO: sigue en directo las incidencias del tercer día de competencias

Solo el 4% de investigaciones sobre la COVID-19 examina de manera explícita el factor género

Mundo LR

Varias usuarias de redes sociales han comentado que luego de inocularse tuvieron desajustes en su ciclo menstrual. Foto: AFP
Varias usuarias de redes sociales han comentado que luego de inocularse tuvieron desajustes en su ciclo menstrual. Foto: AFP

No hay estudios sobre los efectos secundarios de las vacunas en mujeres cuando según una encuesta hecha en España el 51,2% de ellas aseguró que la inoculación afectó su ciclo menstrual.

Publicidad

La investigadora danesa Sabine Oertelt-Prigione realizó un estudio en el que analiza 4.420 investigaciones de la base de datos ClinicalTrial.gov, la cual depende de EE. UU., donde descubrió que solo el 4% de estos informes sobre la COVID-19 examinan de manera específica la variable sexo o género. Además, de los 100 estudios que trataban solo sobre mujeres, la mayoría estaban centrados en efectos de la enfermedad sobre el embarazo.

“No abordar la dimensión de género obstaculiza la oportunidad de reducir la desigualdad en la atención médica, promover acciones preventivas y modular el curso de la infección y el acceso farmacológico [...] Ignorar los aspectos de sexo y género de la COVID-19 no se justifica científica ni éticamente, y los ensayos de intervención deben diseñarse para tener en cuenta estas variables”, enfatiza el estudio.

Uno de los temas que no se ha investigado sobre el coronavirus son los efectos de las vacunas en el ciclo reproductor de las mujeres. Varias usuarias de redes sociales han comentado que luego de inocularse tuvieron desajustes en su ciclo menstrual como sangrados más intensos y prolongados o la llegada de la regla en la menopausia.

Laura Cámara, matrona relacionada con el hospital Virgen de la Nieves de Granada (España), realizó una encuesta para conocer esta experiencia en 2.827 mujeres. El 51,2% aseguró haber tenido algún efecto secundario sobre su regla luego de aplicarse la vacuna, aunque este no fue prolongado o serio.

La reivindicación no es si la vacuna causa un efecto secundario grave (que no es así), sino si las mujeres notamos cambios en el ciclo menstrual que deberían ser registrados como síntoma, de la misma forma que se hace si nos encontramos cansados o si la vacuna provoca dolor en el brazo”, explica Laura Cámara.

Ninguno de estos síntomas han sido contemplados en los prospectos de las vacunas aprobadas en Europa. Además, un informe de farmacovigilancia de la Agencia Española del Medicamento tampoco habla de este síntoma secundario, pero revela que de las casi 24.500 notificaciones sobre efectos adversos que les ha llegado, más de 19.100 fueron presentadas por mujeres.

“Las mujeres reportan siempre más efectos secundarios en las vacunaciones, porque tienen un sistema inmunitario muy diferente al del hombre, mucho más potente y que desata muchas más reacciones autoinmunes. Las enfermedades autoinmunes predominan en las mujeres respecto de los hombres en una proporción de nueve a uno, prácticamente la misma proporción en la que las vacunas contra la COVID-19 han tenido efectos secundarios sobre ellas”, detalla Carmen Valls, endocrinóloga especializada en medicina con perspectiva de género, a medio Público.

Por eso, la Universidad de Granada ha decidido hacer una investigación específica. “Se trata de hacer una encuesta para conocer el estado y someter a mujeres a analíticas hormonales y de coagulación y a otras pruebas médicas que aporten alguna información científica en relación a si las vacunas están teniendo algún efecto sobre su ciclo menstrual u hormonal”, explica Enriqueta Barranco, quien preside el estudio.