Un buen comienzo para la nueva Constitución chilena

Histórico. Elisa Loncón, académica y activista mapuche, fue elegida como presidenta de la Convención Constitucional. Su compromiso será refundar Chile e integrar de nuevo a su pueblo.

Avance. Mujer indígena recibió la ovación de sus colegas y el reconocimiento mundial. Foto: EFE
Avance. Mujer indígena recibió la ovación de sus colegas y el reconocimiento mundial. Foto: EFE
José Alván

La histórica Asamblea Constituyente de Chile inició con ese mismo espíritu de cambio su primera sesión al elegir a Elisa Loncón, una académica indígena, como la presidenta de la Convención que redactará la nueva Carta Magna del país vecino.

Loncón, conocida por su trabajo como lingüista y activista mapuche, una etnia predominante en Chile, fue elegida por mayoría absoluta en segunda vuelta. Tras su elección, una ovación general retumbó por todos los espacios del antiguo Congreso Nacional, donde se llevó a cabo la ceremonia inaugural.

Tras escuchar su nombre al ser proclamada como presidenta, la constituyente se paró de su asiento y extendió la Wenufoye (bandera Mapuche) para exhibirla.

“Este es un sueño de nuestros antepasados y este sueño se hace realidad; es posible hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, refundar este Chile, establecer una relación entre el pueblo mapuche, las naciones originarias y todas las naciones que conforman este país”, dijo ante sus colegas con los que redactarán la nueva Constitución de un Chile que desde sus elecciones estuvo dispuesto al cambio.

Es así como comenzó una nueva historia para el país del sur, donde los indígenas como Elisa Loncón fueron por muchos años olvidados y no estaban considerados dentro de su Constitución, pese a que representan un 12.8% de la población.

Para algunos analistas chilenos, se trata de un comienzo más incluyente y con apertura feminista. Sin embargo, el rol y las atribuciones que tendrá el presidente todavía no están definidos por ahora.

El dato

Incidente. La sesión inaugural fue suspendida temporalmente luego de que un grupo de constituyentes, activistas en las protestas sociales de 2019, interrumpieron la ceremonia acusando “represión” de la policía. Un grupo de los 155 constituyentes salieron a la calle a exigir que las fuerzas especiales se retiraran de esa zona del centro de la capital. Superado el mal momento, se retomó la sesión.