EE. UU. ordena tirar 60 millones de vacunas por problemas de fabricación, según NYT

Agencia EFE

Johnson & Johnson confirmó la autorización de los reguladores para usar dos lotes de la vacuna producidos en la planta de Emergent Biosolutions. Foto: AFP
Johnson & Johnson confirmó la autorización de los reguladores para usar dos lotes de la vacuna producidos en la planta de Emergent Biosolutions. Foto: AFP

De acuerdo a The New York Times, son 60 millones las dosis de la vacuna de Johnson & Johnson que hay que desechar, frente a 10 millones que se salvan y que están autorizadas para su uso.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) decidió liberar para su uso dos tandas de vacunas de Johnson & Johnson contra el coronavirus fabricadas en la problemática planta de Emergent Biosolutions de Baltimore, aunque ordenó que se tiren muchas más, por no reunir las condiciones para su uso.

La FDA hizo este viernes ese anuncio en un comunicado en el que no da cifras, aunque medios estadounidenses sí las aportan: según The New York Times, son 60 millones las dosis que hay que desechar, frente a 10 millones que se salvan y que están autorizadas para su uso.

Johnson & Johnson, en un comunicado, confirmó la autorización de los reguladores para usar dos lotes de la vacuna producidos en esa planta, pero tampoco quiso dar cifras sobre dosis ni hizo ninguna referencia a aquellas que se deberán destruir.

“La decisión de hoy representa un progreso en nuestros continuados esfuerzos para hacer una diferencia en esta pandemia a escala global y apreciamos la estrecha colaboración con la FDA y las autoridades sanitarias globales”, señaló Kathy Wengel, jefa de Cadena de Suministro Global de la compañía.

En su nota de prensa, la FDA explica por otra parte que de momento no puede autorizar de nuevo la producción de la citada planta del estado de Maryland, pero sigue trabajando con la dirección de la compañía fabricante y con la propia farmacéutica para lograrlo.

En abril, Johnson & Johnson asumió la supervisión de esta planta del fabricante Emergent BioSolutions, donde unas 15 millones de dosis —según datos que entonces publicó The New York Times— del inmunizante de la farmacéutica estadounidense contra la COVID-19 fueron dañadas durante su producción.

Las dos tandas de vacunas liberadas han recibido la autorización para su uso de emergencia en Estados Unidos o en países a los que se exporten.

Estos inoculantes tienen ahora además más tiempo de vida útil, porque la FDA confirmó este viernes lo que ya anunció J&J el último jueves, la extensión en seis semanas de la fecha de caducidad de este fármaco, de forma que su periodo de almacenamiento refrigerado pasa de tres meses a cuatro y medio.