AHORA - Guido Bellido convoca esta noche a los ministros en Palacio de Gobierno

Sancionan a pareja vegana por tener perros desnutridos tras una dieta sin carne

Los cachorros fueron incautados y sometidos a varios días de tratamiento. Cuando Ula se recuperó fue readoptada, mientras que Roo tuvo que ser sacrificado.

A los perros se les evaluó como “demacrados” y con graves deficiencias de calcio. Foto: RSPCA
A los perros se les evaluó como “demacrados” y con graves deficiencias de calcio. Foto: RSPCA
Mundo LR

Una pareja vegana que provocó desnutrición grave en sus cachorros recibió una multa de unos 7.000 dólares americanos y tiene prohibido adoptar mascotas durante tres años, tras descubrirse que los alimentaban con garbanzos, quinua, arroz y grano, sostuvo la autoridad del estado Queensland, en Australia.

Roo y Ula, dos cachorros de raza bull arab, fueron incautados de James McKenzie y Megan Price en mayo de 2020 después de que inspectores de la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad Contra los Animales (RSPCA) visitaran varias veces la propiedad por sospechas de maltrato animal.

Durante esas esporádicas visitas, los expertos descubrieron que Roo presentaba bajo peso, no podía ponerse de pie y tenía ampollas en el estómago a causa de un yeso casero que la pareja le colocó para curar una herida en la pata, pero que el perro frotó contra su piel.

McKenzie y Price contaron a las autoridades que no tenían dinero para comprar comida para perros, mucho menos para llevarlos al veterinario. En otra ocasión, mintieron a la RSPCA diciendo que los cachorros habían muerto.

Tras un minucioso registro de la propiedad de la pareja, se descubrió que no había comida para perros ni productos cárnicos. “Usted come animales asesinados, nunca será como nosotros, somos veganos y amamos a los animales”, sostuvo McKenzie a un inspector de la RSPCA cuando los cachorros estaban siendo incautados.

A los perros se les evaluó como “demacrados” y con graves deficiencias de calcio. Los veterinarios sometieron a Roo y Ula a varios días de tratamiento de emergencia, luego que una dieta inapropiada de aproximadamente tres meses les había provocado un desequilibrio nutricional.

Cuando Ula se recuperó fue readoptada, mientras que Roo tuvo que ser sacrificado por consejo de tres veterinarios independientes que consideraron que el animal sufriría dolor por el resto de su vida.