ECLIPSE LUNAR - Repasa lo mejor de todas las fases de la ‘Luna de sangre’ FOTOS - Mira las mejores postales del eclipse lunar 2022 en nuestro país

Argentina: bioquímicas son acusadas de falsear certificados de pruebas COVID-19

La suma de dinero que las víctimas habrían pagado por los testeos de coronavirus oscilaría entre los $ 6.000 y los $ 11.000.

La falsificación de certificados de testeos de coronavirus fue investigado por el Ministerio Público Fiscal de Argentina. Foto referencial: AFP
La falsificación de certificados de testeos de coronavirus fue investigado por el Ministerio Público Fiscal de Argentina. Foto referencial: AFP
Mundo LR

La Fiscalía de Instrucción del Distrito 1 de Córdoba, a cargo del fiscal Gustavo Dalma, ordenó la detención de las bioquímicas Silvia Paola Villalón y Paola Andrea Lucero en el marco de una investigación por el presunto otorgamiento de constancias y certificados falsos de testeos de COVID-19.

Según informó la Justicia de Córdoba, las detenciones se hicieron efectivas el pasado 12 de abril, con el fin de que ambas mujeres afronten una acusación fiscal por los delitos de estafa y uso de documento privado apócrifo.

A través de la investigación, se pudo conocer que Villalón y Lucero actuaban en complicidad con otras tres personas: Florencia Galetto, Javier Lujan Zapata y Rodolfo Adrián Galetto, quienes también han sido imputados por los mismos delitos pero permanecen en libertad, precisaron las autoridades del Ministerio Público Fiscal.

El modus operandi de esta organización consistía en contactar a personas que necesitaran resultados de testeos de COVID-19, para luego tomarles las muestras correspondientes aunque estas nunca llegaban a ser analizadas. No obstante, el certificado falso que entregaban llevaba el membrete de un laboratorio y la firma de un médico inexistente. Además, siempre mostraban resultados negativos.

Precisamente, uno de los titulares de los laboratorios nombrados en estas falsificaciones, Pablo Rubén Gortinz, el laboratorio Gornitz de la ciudad de Villa María, fue quien se percató de las maniobras ilícitas y dio conocimiento del hecho a la Justicia provincial y del Colegio de Bioquímicos de Córdoba.

De esta manera se abrió una investigación que destaparon decenas de casos de esta naturaleza, y se logró identificar a por lo menos 30 víctimas de este tipo de estafas. La suma de dinero que estas personas habrían pagado por el testeo a domicilio oscilaría entre los $ 6.000 y los $ 11.000.

“Es algo muy grave, porque pone en peligro a la comunidad. No sabemos el alcance que pudo haber tenido esto”, dijo entonces el bioquímico Pablo Rubén Gortinz. “No conozco a ninguna de las personas involucradas. Actuamos lo más rápido posible ante esta situación. Gracias a la denuncia que hicimos desde el laboratorio, se pudo aclarar”, añadió.

En marzo, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, manifestó su preocupación por los certificados falsos de pruebas de COVID-19, aunque en aquella ocasión se refirió específicamente a los casos registrados en personas que ingresaban al país.