Japón pide a China que detenga pruebas rectales de COVID-19 a sus ciudadanos

Mundo LR

Según las autoridades de China, la prueba rectal aumenta la tasa de detección. Foto: EFE
Según las autoridades de China, la prueba rectal aumenta la tasa de detección. Foto: EFE

El Gobierno nipón afirmó que este nuevo método, el cual es considerado más preciso por las autoridades sanitarias de Pekín, provoca “sufrimiento psicológico” en los japoneses.

El Gobierno de Japón solicitó a su homólogo de China que deje de utilizar la pruebas anales del nuevo coronavirus, las cuales son consideradas más exactas que los exámenes nasales por las autoridades sanitarias de Pekín, en residentes japoneses para identificar a posibles portadores del SARS-CoV-2.

Katsunobu Kato, secretario jefe de gabinete, sostuvo este lunes 1 de marzo en una conferencia de prensa que las autoridades niponas recibieron denuncias de algunos de sus ciudadanos con quejas de que el proceso les había ocasionado “sufrimiento psicológico”, según detalló el periódico The Mainichi.

Asimismo, el alto funcionario manifestó que el Gobierno japonés seguirá instando a China a librar a sus habitantes de este procedimiento de descarte al indicar que “no se ha aprobado en ningún otro lugar del mundo”.

El pronunciamiento de Kato llegó una semana después de que algunos medios de Estados Unidos informaran que los dirigentes de dicho país supuestamente forzaron a someterse a ese tipo de test a algunos integrantes de su personal diplomático.

En tanto, Zhao Lijian, portavoz de la Cancillería de China, rechazó estas argumentaciones, reportó el portal japonés.

La nación de Asia comenzó a usar hisopos rectales a finales de enero. Las autoridades sanitarias consideraron que este nuevo método incrementa la tasa de detección al identificar a los portadores silenciosos que dieron falsos negativos en muestras tomadas del tracto respiratorio superior.

Sin embargo, Pekín no ha previsto su uso masivo y solo planeó tomar muestras anales en algunas ciudades del país, así como en conjuntos claves de la población.

De acuerdo a The Mainichi, muchos trabajadores japoneses en Beijing han cuestionado la realización de este tipo de pruebas de COVID-19 y la han calificado como una acción que humillaría a las personas y podría violar sus derechos humanos.

Por su parte, el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, señaló a la prensa que la administración ha ajustado las medidas contra la pandemia “de manera científica” y de acuerdo con “las leyes y regulaciones pertinentes”.

LR PODCAST: Escucha el último episodio de Vuelta al Mundo

Lazy loaded component