Las vacunas contra el virus: acaparadas por pocos

Adolfo Cuicas

Adolfcui

24 Ene 2021 | 4:00 h
Inmunización. La vacuna de Pfizer/BioNTech fue la primera en recibir el aval de la OMS. Foto: EFE
Inmunización. La vacuna de Pfizer/BioNTech fue la primera en recibir el aval de la OMS. Foto: EFE

Covax. La plataforma de la OMS está lista para llevar vacunas a decenas de naciones el próximo mes. Ya Tedros lanzó un reto “para superar las desigualdades que acechan”.

El aumento vertiginoso de casos en un sinfín de países, mientras las nuevas variantes del coronavirus se imponen, ha vuelto aún más necesarias las vacunas.

Desde que Reino Unido comenzó su campaña de inmunización en diciembre, algunas naciones la han seguido en Occidente.

Tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reclamó porque “los países de rentas bajas y medias no están recibiendo aun la vacuna”. Su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, les pidió a los más grandes que dejen de cerrar “acuerdos bilaterales”.

De acuerdo a la web de análisis de datos Our world in data, hasta el 22 de enero se habían inoculado 61 millones de dosis, de las cuales más del 90% se han aplicado en Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Alemania, India, Italia, Turquía, España y Rusia.

“Los países con más recursos han acaparado el mercado de las vacunas occidentales. Han comprado antes de que se regularan las vacunas y por eso se han aprovisionado por muchas más dosis de las necesarias”, afirmó Rafael Vilasanjuan, director de Análisis y Desarrollo Global del Instituto de Salud Global de Barcelona (España).

Our world in data no muestra que ninguna nación africana haya comenzado a vacunar contra el SARS-CoV-2, mientras que la OMS sostiene que Guinea es el único en hacerlo, pero solo a 25 personas.

Mientras que en Sudamérica, Brasil está a la cabeza con más de 530.000 dosis, seguido de Argentina, Chile y Ecuador. A nivel mundial, solo Estados Unidos y China han vacunado a más de 15 millones de personas. “

El problema actual es que las vacunas disponibles —salvo la rusa de Gamaleya y la china de Sinopharm— son vacunas caras, de alta tecnología y con una cadena logística muy compleja. Es muy difícil que estas vacunas puedan ser aprovechadas por sistemas de salud con recursos limitados”, dijo Vilasanjuan.

En su opinión, se trata de una “competencia feroz” que ya tiene una “desproporción” inevitable.

La esperanza es Covax

El mecanismo Covax, creado por la OMS para un acceso equitativo mundial a las vacunas, está listo para entregarlas a finales de febrero luego de haber acordado con Pfizer/BioNTech y AstraZeneca/Oxford.

“Hago un llamamiento a todos los países para que trabajen juntos en solidaridad para garantizar que durante los primeros cien días de este año se esté vacunando a los trabajadores de la salud y las personas mayores en todos los países”, abogó Tedros la semana pasada.

Por su parte, Vilasanjuan consideró que probablemente será para marzo cuando se puedan distribuir hasta 100 millones de vacunas a los Estados que se han unido a esta plataforma.

“Para Covax no tiene sentido comprar una vacuna tan compleja —y tan cara— como las de Pfizer o Moderna, que difícilmente podrían ser distribuidas en países con sistemas de salud más débiles”, explicó.

De cara al Día Mundial de la Salud, el próximo 7 de abril, Tedros desafió a la comunidad internacional para lograr que las vacunas sean administradas en todas las naciones. “Como símbolo de esperanza para superar tanto la pandemia como las desigualdades que acechan, la raíz de tantos desafíos de salud mundial. Espero que esto se haga realidad”.

Turismo de vacunas en pandemia

Los acaudalados miembros de un club británico tendrán acceso a las vacaciones más controvertidas de la pandemia: un viaje de tres semanas a Emiratos Árabes Unidos para recibir la vacuna, reportó la agencia EFE.

El programa de vacaciones y vacunación del Knightsbridge Circle, valorado en unos 48.200 euros —con el coste de la vacuna incluido en la cuota anual de membresía—, ofrece un viaje de tres semanas en Dubái, con los vuelos, el alojamiento y el vehículo de traslado a cuenta de los miembros privados.

Tras 21 días “disfrutando del sol”, los miembros reciben la segunda dosis y ya pueden volver a sus residencias con un certificado de inmunización.